Adiós Camaleón del rock

Fotografía tomada de Internet, los derechos son de su autor.

|Alan Quezada Figueroa

 

(Ciudad de México) La madrugada del 10 de enero del presente año nos ha sorprendido con una devastadora noticia para el mundo del rock: David Bowie ha realizado su última transformación. Víctima del cáncer, el artista londinense ha dejado este mundo en el que nos regaló múltiples muestras de su talento, pero también ha evidenciado las potencialidades de transformación del género humano, de manera que su ejemplo podría sugerirnos la idea de que el talento no se crea ni se destruye, sólo se transforma.

 Tal como el Mayor Tom de la canción que lo llevaría al éxito, Space Oddity, Bowie parecía flotar en un espacio más allá de este mundo, pero éste parecía ser un espacio interno en el que se engendrarían todos aquellos famosos personajes con los que nos fascinó por más de cuatro décadas. Es por ello que podríamos pensar en este personaje como un inmigrante. Un sujeto que decidió navegar dentro de sí mismo para lograr metamorfosearse, no sólo en la construcción de sus personajes, sino en la multiplicidad de sus diferentes creaciones musicales, mediante las que transitaba por distintos géneros como el folk, el hard rock, la música electrónica, el soul, el glam, el R&B, el new wave, el dance, el pop y el art rock, entre otras mezclas.

No obstante, nuestro personaje kafkiano fue más allá de la música, destacó también como actor y realizador de videos, incluso incursionó en las Artes plásticas. El Camaleón es una pieza importante en el rompecabezas del performance dentro del ámbito musical, el carácter transmediático de sus piezas da cuenta de ello, a través de la gama de personajes que creó dentro de su desbordada imaginación. Su carácter excéntrico le valió una gran oferta de personajes dentro del mundo cinematográfico, lo cual no representó en su vida una mera caracterización, sino la inclusión de diversos personajes en su vida.

 Desde la versatilidad sexual, hasta sus múltiples cambios de look, Bowie cuestiona la estabilidad del género humano al mostrarse en un devenir constante que demuestra aquella máxima de Heráclito que reza: “nadie se baña dos veces en el mismo río”. Parece ser que el límite está contenido en uno mismo, se trata de un límite al que quizá la mayoría del género humano se aferra, frente al temor de la trasformación, quizá más que a la transformación a la inmigración hacia sí mismo, pues la potencia de la imaginación transgrediría los límites del deber ser. Tal como el Mayor Tom, Bowie decidió abandonar la cápsula que lo contenía. Ir más allá representó ir hacia sí mismo, al final es claro que uno es también todas sus fantasías y que estas últimas son parte de nuestra realidad, una parte que decidimos guardar en un baúl sellado por las llaves de lo “correcto”.

 Sin embargo, lo correcto para un camaleón es la transformación, pero en este caso, nuestro camaleón no se transformaba para adaptarse al mundo, lo hizo para de-construirlo, para generar una mirada diferente a través de las lentes de lo imaginario, por ello es que no murió un David Bowie, murieron múltiples Bowies. Esta última transformación fue la más radical en su prolífica carrera como creador de mundos, los que nos deja para crear, para seguir imaginando, para cuestionar el orden de las cosas y cuestionar nuestros propios límites.

Es por ello que quizá en su canción Heroes nos dice que podemos ser héroes sólo por un día, podemos ser nosotros mismos sólo por un día. Ser héroe es posible si nos acercamos a nosotros mismos, sólo por un día, mañana seremos otros, pero ese día también podremos ser héroes, podemos ser nosotros nuevamente, pero ese “nosotros” en los que hemos mutado; lo único estático está en la transformación, cambiemos de color, cambiemos de piel, de perspectiva. Los camaleones no son de un solo tipo, existen diversas especies de esa misma familia de reptiles.

Quizá esta lectura del mítico David Bowie sólo sea una construcción fantasiosa alrededor de su vida y obra, tal vez no es la más fiel interpretación de sus intenciones, es posible que sólo sea la reducida óptica de un fanático más, pero también es posible que el montón de letras que acabas de leer sean el florecimiento multicolor de alguna semilla que germinó con un fragmento de la genialidad de nuestro camaleón.

¡Adiós amado Camaleón!

Numeralia:

1947- nace David Robert Jones

1967- sale su primer álbum homónimo David Bowie, es esta misma época, Bowie se interesa por la formación en el teatro y la pantomima

1967- debuta como actor en su primer largometraje The Image. En adelante participará en otras veinticinco piezas cinematográficas, apareciendo en pantalla.

1969- surge su sencillo Space Oddity

1970- contrae matrimonio con su primera esposa Angie, a quien Mick Jagger dedica su canción del mismo nombre.

1970- presenta su disco The Man Who Sold The World, en adelante desarrollará una prolífica discografía en la que se incluyen los siguientes álbumes: Hunky Dory (1972), The Rise And Fall of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars (1972), Aladdin Sane (1973), Diamond Dogs (1974), Young Americans (1975), Station To Station (1976), Heroes (1977), Lodger (1979), Scary Monsters (1980), Let’s Dance (1983), Black Tie White Noise (1993), Earthling (1997), Hours (1999), Heathen (2002), Reality (2003), The Next Day (2013), Blackstar (2016).

1971- nace su primogénito Duncan Jones, quien actualmente se dedica a la dirección de cine, contando cuatro películas en su haber.

1992- se casa por segunda vez con la modelo Iman Mohamed, con quien tiene una segunda hija que actualmente tiene quince años.

1994-2006 produce tres películas.

2016- a los 69 años, víctima de cáncer.

Videos:

Space Oddity: https://www.youtube.com/watch?v=cYMCLz5PQVw

Heroes: https://www.youtube.com/watch?v=Tgcc5V9Hu3g

Ziggy Stardust: https://www.youtube.com/watch?v=dLYafk0Lui0

***

Alan Quezada Figueroa, Licenciado en filosofía por la UAM; Mtro. en Estudios Visuales por la UAEMex; Doctorante en la UG en el programa de Doctorado en Filosofía. Director de la Revista Humanidades Populares; miembro de la Asociación Mexicana de Estudios en Estética. Publicó el libro: Miradas filosóficas. Estética del cine en México y los artículos: La filosofía como piedra de toque de la cultura punk, Cinema Liberación. El arte cinematográfico como liberador de conciencias, entre otros. Se desempeña como docente en la Escuela Nacional de Danza Folklórica del INBA, como profesor de asignatura de Teoría del arte, Estética y Culturas estéticas.

Comments are closed.