Caupolicán, música latinoamericana

Foto cortesía: Caupolicán

Orgulloso de las culturas milenarias que conforman la cosmovisión de los mundos hispanoamericanos, el mexicano César Soria, promueve la música latina en tierras gabachas, desde Milwaukee hasta Chicago, la “Ciudad de los vientos”.

Este artista chilango, originario de la franja entre Ecatepec y la Gustavo A. Madero, trabajó desde joven en un restaurante donde su abuelo era el chef. En las calles, los camiones y vagones del Metro de la Ciudad de México fue donde cantó sus primeras rolas, al tiempo que cursaba estudios en CCH Vallejo, de la UNAM; sin embargo, antes de egresar, decidió migrar con su “lira” a tierras vecinas para promover allá su sonido.

“Ser uno más de los que estamos acá —por cualquiera que sea la razón— me llevó a comprometerme conmigo mismo para preservar las tradiciones músico-culturales tanto de mi país como de Hispanoamérica. Estar en las entrañas del monstruo y reventarlo desde adentro”, declaró para Revista MilMesetas, el músico de 33 años, quien desde hace más de una década radica en EU con su esposa, Victoria, y su hija de tres años, Angie.

Su existencia es reflejo de mezcla cultural, pues sus abuelos paternos eran de Puebla y Guanajuato, mientras que los maternos, de Querétaro y Toluca. La música se la inculcaron unos amigos con los que formó el grupo Sanguinarios Chatos y con quienes viajó a Laredo, Texas, cuando era un “jovezuelo”.

Ya en el gabacho, cansado de chambear en restaurantes, César decidió laborar para la agencia Nisseen Staffing Continiuum INC, que emplea a latinos, la mayoría indocumentados con papeles falsos.

El músico mexicano comentó que para tener “papeles” primero debes buscar las micas y comprar una tarjeta con un seguro para trabajar. De ahí, “los papeles te salen en unos 200 dólares o hasta en 100… unos que pasen (…) La policía sólo te lleva con Migración si te metes en problemas, como manejar borracho o las que le llaman ‘felonías’, que es cuando reincides y entonces acumulas ‘tickets’ de no licencia, y te deportan”, indicó el integrante del grupo Caupolicán (nombrado en honor a un famoso líder mapuche), que toca “folclor latinoamericano” en cafés culturales, galerías, restaurantes y bares de Illinois y Wisconsin.

El género favorito de César es el rock, pero su alma necesita sentir la música ancestral: “En el barrio estuve danzando siete años en una mesa de danza y eso me marco”, indicó el integrante de la banda donde dos mexicanos, un nicaragüense, un colombiano y un chontal maya de Tabasco manejan el sonido de diez instrumentos.

En Chicago, la banda de César toca sólo en áreas donde hay raza hispana. Por ejemplo, cada último sábado de mes asisten a un “fandango” en la galería de arte El Colibrí, ubicada en barrio de Pilsen, el corazón de la comunidad México Americana en Chicago. Ahí, en la galería propiedad del promotor cultural Roberto Ferreyra, su grupo toca son jarocho entre comida, vino y obra plástica.

RMM/ES

403 Comments

  1. I just like the valuable information you provide on your articles.

    I’ll bookmark your blog and test again right here frequently.
    I am somewhat sure I’ll be informed many new
    stuff proper here! Good luck for the following!

  2. I used to be suggested this web site by means of my cousin. I am
    not positive whether or not this submit is written via
    him as no one else know such distinct approximately my problem.
    You’re incredible! Thank you!

  3. I’m extremely impressed with your writing skills and also with the layout on your weblog.
    Is this a paid theme or did you modify it yourself?
    Either way keep up the nice quality writing, it’s rare to see a great blog like
    this one today.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*