El silencioso poder de la RAE

Escudo RAEAl parecer –pero no estamos ciertos– ya se van restaurando los ánimos que perturbó la incendiaria “propuesta”, emitida hace unos meses por la Real Academia Española, que implicaba severas modificaciones en la manera de escribir el castellano; legislaciones en la orthographía del castellano. Según recuerda el periodista Javier Rodríguez, la férrea disputa que, en 1815, suscitó la eliminación de la “h” de la palabra “Christo”, es muestra de que “la disciplina que rige la correcta escritura es un asunto sensible para mucha gente”.

Dada la virtud de las palabras para evocar en el hablante las cosas que designan (efecto del proceso de abstracción que hace de la lengua un conjunto de elementos “vale-por”, es decir, algo que puede ocupar el lugar de otra cosa, real o conceptual, sustituyendo su valor), no es muy temerario pensar que, para muchos, a comienzos del siglo xix, una modificación en la forma escrita del nombre de “Cristo” llevaba inmanente el peligro de repercutir en la (seráfica) idea que ellos evocaban como Christo. No consta que la mayoría hispanohablante de los inconformes con esa modificación ortográfica hubiera sido afín al cristianismo, pero siquiera suponerlo (imaginemos que alguien lo supone) implicaría asumir, por ejemplo, que la legislación –en 1741– a partir de la cual el nombre de la orthographía se ha conocido como “ortografía” careció de fervientes opositores, a falta de un fondo ideológico en la comprensión de aquello que se evocaba como “la disciplina que […] es un asunto sensible para mucha gente”. Por parte del hablante puede existir una suerte de apego, de seguridad dada por el tiempo, a la forma escrita de los nombres de las cosas. ¿Es sencillo –no sólo en lo que concierne a la intelección, cosa fácil, de una nueva regla ortográfica– para un mexicano comenzar a escribir el nombre de su país como “Méjico”? O “Méxiko”. O “Mégico”. (Decir que esto es “conservadurismo de la lengua” es menos apropiado que decir, quizá, “conservadurismo de la forma escrita”; lo primero es imposible, lo segundo no tanto.)

El malestar siempre latente que provoca en los hablantes de una lengua (el castellano o español en este caso) la legislación extraordinaria en los usos que hacen de la misma –incluyendo el código de su escritura–, queda evidente y justificado.

Véase: EVIDENTE. Como resultado de las regulaciones a la escritura que propuso la nueva Ortografía de la lengua española, gestionada por la comisión que representa a las 22 Academias de la Lengua Española, un vasto número de hispanohablantes-lectores arremetió en los portales de internet de los diarios, que sirvieron como espacio de ardua discusión horizontal e ironía. En El País.com, por ejemplo: “¿también será ‘puerto Rico’?”; “van a conseguir que los que no ponían faltas ortográficas las empiecen a poner”; “¿y los adultos o abuelos ahora tienen que empezar a escribir de otra manera?”; “en cuanto a la ó [entre dos números], sería una gran confusión para los textos escritos a mano; no siempre se realizan en ordenadores”, “¡con lo que costó a generaciones de hispanohablantes aprenderse la norma ortográfica de [que] las agudas terminadas en vocal, n [y] s se acentúan!”. Las impugnaciones tuvieron lugar aunque la implementación de la nueva Ortografía estuviera supeditada a previa ratificación –en la pasada FIL de Guadalajara– de parte de las 22 Academias de la Lengua. Días antes a la fecha concertada para la resolución, un grupo de editores mexicanos aseguró perentoriamente que, aun cuando se ratificara, no modificaría sus manuales de estilo editorial.

Al final, la nueva Ortografía fue avalada por unanimidad, con la explícita (y aun lisonjera) reiteración de que el documento no consistía en un “prontuario de reglas” sino de meras “sugerencias” para escribir “nuestra lengua con corrección y propiedad”; de modo que el hecho de no asumirlo no ha de ameritar ninguna “sanción” institucional. Y después de todo, aquel grupo de editores mexicanos siguió observando tranquilamente su propio manual de estilo, pero con un poco menos de heroísmo en tanto que no había nada concreto que desafiar.

Este entramado de sucesos justifica el surgimiento de una duda: si una amplia cantidad de periódicos y casas editoriales confecciona y asume unas reglas ortográficas “propias” que no son necesariamente las que señala la RAE…; y si la RAE tiene conocimiento de esta especie de fuero de que gozan esas “autoridades lingüísticas” –donde, en general, se cuentan los intelectuales–…; y si, desde un principio, cabía la posibilidad de que el pleno de las 22 Academias de la Lengua rectificara la propuesta de la nueva Ortografía, invalidándola… Si, en fin, el objetivo del volumen era ser mera recomendación, y tras ser avalado se insistió encarecidamente en que, en efecto, se trataba de una mera sugerencia cuya omisión no implicaría problema alguno, ¿por qué, entonces, recomendar? ¿Por qué, inicialmente, polemizar?

Sobre la segunda cuestión, un editorialista mexicano advirtió un imperativo comercial: “se crea, junto con la editorial que publica las obras de la Academia, la sensación de que hay que renovar estas normas y entonces ahí vamos los escritores, editores, bibliotecarios y profesores a comprar ejemplares de una nueva serie de reglas. El lenguaje ocurre sin noticias  y de pronto es inventar una noticia, un fenómeno y hasta un efecto comercial”. Juzgo que esta apreciación es superficial.

De hecho, la pregunta inicial, replanteada, señala dos vértices (Véase: POLEMIZAR): “¿por qué la polémica?” se desglosa en una reflexión, por un lado, sobre la capacidad de una institución como la RAE para crear controversias (que tienen lugar, sí, debido a la sensible materia sobre la que trabaja –el uso de la lengua, que no la Lengua misma–, pero sobre todo por su atribución de un poder simbólico legitimado por los hispanohablantes), y, por el otro, sobre la justificada inconformidad de los hablantes frente a unas regulaciones lingüísticas que, a su juicio, están fuera de la jurisdicción incluso de la RAE. Ambos planteamientos exigen, pues, reflexionar, en general, sobre el ejercicio de esa institución –es decir su función, sus procedimientos y sus repercusiones sociales–.

Como toda RECOMENDACIÓN (V.), la de la RAE no fue sino insinuación de cierta incorrección, en este caso sobre la práctica de una orthographía que “ya [está] funcionando en manos de la gente que escribe en español y que procura hacerlo correctamente”, como señaló el poeta Juan Alcántara. Otro escritor mexicano, Ignacio Padilla, así como el cubano Manuel Pereira, consideraron que la (pretendida) “reforma” ortográfica no contribuye a la calidad, precisión y enriquecimiento del castellano, y que en cambio genera bastante confusión. Vale preguntarse, pues, si la propuesta de regulación ortográfica era del todo necesaria, cuestión que presupone que, en determinado momento, ciertamente lo sería.

El hecho de que la “misión principal” de la RAE sea –según ella misma– la de cuidar que los cambios que experimente la Lengua Española no pongan “en peligro” la unidad que comparte “en todo el ámbito hispánico”, aunado al argumento sobre la importancia de “garantizar la unidad del idioma” que ofreció el coordinador de la nueva Ortografía, Salvador Gutiérrez Ordóñez, llevan a suponer que, a consideración de la RAE, cuando menos antes de la celebración de la FIL de Guadalajara, el mundo hispanoparlante se encontraba en un serio momento en que su intervención reguladora era inminente. Sin embargo, luego de la enfática aclaración –por parte de la propia institución– acerca de la posibilidad de ignorar las observaciones de la Ortografía, resulta interesante el motivo de la propuesta de regulación. De acuerdo con Gutiérrez Ordóñez, la nueva Ortografía en unos casos “legisla” y en otros sólo “orienta”.

Ciertamente, queda bien legitimada la importante labor que cumple la RAE en tanto orientadora del uso de la lengua; no obstante, su papel como “legisladora” ha sido duramente criticado por numerosos hablantes –entre ellos, intelectuales–. Y bien. Conscientes de la inconformidad que causó recientemente la posible anulación de los acentos diacríticos (entre otras peculiaridades), y de la que en 1815 generó la modificación en la escritura del nombre de Christo, es lógico suponer que las reformas ortográficas de 1741 y 1999 también fueran motivo de malestar (aunque de eso tal vez no se haya enterado la RAE, insisto).

Véase: JUSTIFICACIÓN. Un hablante suspicaz podría decir, a propósito de la función orientadora de la RAE representada por el diccionario, que esa orientación –sobre ortografía, significado y acaso sintaxis– no es otra cosa que una legislación (recomendación igualada a regla). Y en ello estaré de acuerdo siempre que se aluda a una legislación social y no institucional. Con certeza, los hispanohablantes escribían correctamente una palabra, conocían su significado y la ponían coherentemente en un enunciado desde mucho antes de la fundación de la RAE, en 1713. En efecto, siendo la escritura un código gráfico para hablar la lengua (o sistema de representación gráfica de la lengua), las reglas que gobiernan el habla fonética de los sujetos como requisito para comunicarse, son las mismas que han de regir su escritura, bajo el imperativo de la misma necesidad de comunicar.

Vale decir que tales reglas –fundamentalmente sintácticas, pero también lexicales y fonológicas–son establecidas por la propia Lengua (sistema de elementos “vale-por”; o, digamos, “palabras”), mientras que el habla es un acto individual que permite al sujeto, mediante la libre combinación de esos elementos que le ofrece la lengua –pero ciñéndose siempre a las reglas gramaticales–, expresar su pensamiento personal. Entendida por Saussure –y después por Chomsky– como médium estructurado que da cuenta de la relación entre un sonido y su significado, Barthes define la Lengua como una institución social: “el individuo no puede, por sí solo, ni crearla ni modificarla, puesto que ésta es esencialmente un contrato colectivo, al que tenemos que someternos globalmente si queremos comunicar”; la lengua, enfatiza Barthes, resiste a las modificaciones del individuo aislado… No obstante, dado que la lengua sólo existe perfectamente en la comunidad que la habla, es indudable que así el habla “hace evolucionar la lengua”: en su uso social –jamás individual–.

Visto así, ¿tiene oportunidad la RAE como legisladora del uso de la Lengua Española? Se diría que sí, siempre y cuando, en el ejercicio de esa función, se limite a exponer –y luego a institucionalizar– las “legislaciones” de la lengua que la propia comunidad lingüística considere válidas y vigentes mediante su uso; y que, en ese sentido, aquella institución funja como orientadora. Sería lo más sensato: servir de registro y, en el acto de registrar, institucionalizar y legalizar esas reglas; luego, si a través del uso los hispanohablantes generan modificaciones en la lengua, lo que sigue es registrar y etcétera. Según Gutiérrez Ordóñez, la nueva Ortografía –es decir la comisión que la gestionó–, tratando de ser “coherente” con los usos de los hablantes y las reglas gramaticales, elaboró una serie de cambios en la escritura del español. Si al final la propuesta no alcanzó a materializarse en normas fue porque, en efecto, no era “coherente con los usos de los hablantes”, quienes, de hecho haciendo uso de las “reglas gramaticales”, todavía distinguen gráficamente dos significados distintos mediante el acento diacrítico: sólo y solo.

Sería, como he dicho, lo más sensato. Idealmente. Porque vemos que, efectivamente, la RAE legisla. La oposición de los hablantes como efecto de la modificación a la ortografía de –entre otros términos– “Christo”, es prueba de que, como en el caso reciente, ese cambio no era producto de la práctica social de la escritura. Y sin embargo, en la actualidad, escribimos “Cristo” sin reclamo alguno, del mismo modo en que escribimos “fue”, “fe” y “vio”, y no, como era en otro tiempo, “fué”, “fé” y “vió”.

Estas nuevas prácticas orthográphicas dan cuenta, aunque los hablantes las hayan adoptado con demora, del poder legislativo de la RAE, que las presenta a las generaciones “jóvenes” no como nuevas, sino como naturales, como vigentes de todo el tiempo. (Otro ejemplo del poder legislativo –poder simbólico– de la institución es su facultad para “desaparecer” palabras –supuestamente en desuso– e integrar otras. Dado que, según los principios de la RAE, ésta considera “plenamente legítimos los diferentes usos de las regiones lingüísticas, con la única condición de que estén generalizados entre los hablantes cultos de su área” –quienes raras veces representan el ánimo de la comunidad; ergo, fungen como un reducido grupo de decisión–, se legisla sobre los usos lingüísticos –el habla– sin tomar en cuenta la práctica que la comunidad lingüística realmente hace de su lengua.)

El quid de este planteamiento está en que no sólo dicha institución, sino los hablantes mismos, son quienes posteriormente practican y vigilan la práctica de aquellas transformaciones lingüísticas, dejando de considerarlas como tales y entendiéndolas como propias, permanentes y obligatorias de su Lengua. Si esas modificaciones inicialmente derivan de un imperativo institucional, devienen luego en uno de obligación social.

Es cierto que la difícil transformación de la Lengua sólo es posible mediante su uso colectivo en el seno social; y si tal cosa ha sido posible por intervención de la RAE sola –con apoyo de las instancias locales que prolongan su jurisdicción, como los periódicos y las escuelas– es porque, no legislando la Lengua propiamente (con una Nueva sintaxis del español, por ejemplo), sí realiza legislaciones en el habla que, con el tiempo, puesto que se socializan con la práctica de los hablantes, se vuelven legislaciones de la Lengua.

Así, resistiendo a la tentación de proponer que el nombre de la RAE cambie al de Real Academia del Habla Española, pensando que su campo de acción se limita a regular el uso de la lengua, queda claro que esta autoridad es realmente  Academia de la Lengua, como algunos le llaman.

 

En una crónica que elaboró en 1978 a propósito de la pedantería de Plaza Satélite, José Joaquín Blanco escribió: vivir en la Ciudad de México “es sólo ejercer algunos de sus lugares”; luego, tuvo el sumo cuidado de anotar entre paréntesis que el verbo ejercer “es de Salvador Novo”. Con la misma deferencia, José Manuel Oviedo, tras mencionar que Borges se negó enérgicamente a cultivar el género de la novela, aclaró –también entre paréntesis–: “el adverbio es suyo”, o sea de Borges. Ambos comentarios sugieren que aquellos dos escritores, cada uno por su parte, fueron los “creadores” –y, por tanto, los primeros usuarios– de los términos “ejercer” y “enérgicamente”, que no tardaron mucho tiempo en ser acogidos por el Diccionario de la Real Academia Española.

Legalización que en realidad no sorprende, tomando en cuenta, por un lado, la preferencia de la RAE por el uso que los “hablantes cultos” hacen de la lengua española, y, por el otro, el hecho de que personajes como Novo y Borges lograron acumular un reconocimiento tal, que citarlos –o deliberadamente copiarlos– llegó a ser incluso un hábito intelectual de la segunda mitad del siglo xx, lo que sin duda garantizó la generalización del uso de sus invenciones en forma de palabras.

Así que, en este caso, el uso social de “ejercer” y “enérgicamente” fue legitimado por la RAE, no porque ésta constatara que ambos términos eran empleados por la “masa hablante” y también –y sobre todo– por la comunidad culta, sino por la sola comprobación de que eran utilizados por esta última, nada más. (Vale admitir que actualmente, dentro del conjunto de palabras regularmente empleadas, las de Borges y Novo figuran dentro de las que menos.)

Bourdieu ofrece las herramientas teóricas para comprender varios aspectos del ejercicio de la RAE, como su capacidad –que no es exclusiva de las instituciones, sino también de individuos específicos– de usar formas simbólicas (por ejemplo la lengua) “para intervenir o influir en el curso de acciones o sucesos”, como sugiere Lull.En un primer acercamiento, Bourdieu sostiene que el poder simbólico sólo está al alcance de quienes “han obtenido el reconocimiento suficiente para imponer reconocimiento”, y que los “agentes sociales” que han alcanzado ese estatus lo ejercen en virtud de su capacidad para “nombrar cosas que luego adquieren existencia”.Ahí la explicación del origen de algunos nuevos términos que no se encuentra en el uso social; y también de la expulsión de otros varios de las páginas del DRAE, materialización de las disposiciones de la RAE. (Para Lull, un proceso similar lo efectúan los medios de comunicación con el “establecimiento de la agenda” o agenda-setting: aquellos acontecimientos que se tienen que discutir.)

Las DECICIONES (V.) de dicha institución en lo referente a cambios en la ortografía y al acogimiento/expulsión de algunas palabras, importan por tratarse de un claro ejemplo de la realización de su poder simbólico, cuyo resultado repercute, a veces seriamente, en la vida social de los hispanoparlantes. En determinados contextos institucionales –a saber, una escuela durante un examen escrito, la labor en un periódico, el ámbito de la literatura emergente o novata, los espacios de dependencias gubernamentales– el uso consciente de términos ya inexistentes en el diccionario, o de reglas orthográphicas que ya han sido reputadas incorrectas, es severamente sancionado (con reprobación, exclusión, expulsión, denegación). Esos ámbitos institucionales son lo que la RAE denomina “autoridades de la lengua” o “hablantes cultos”, y pieza indispensable para el ejercicio de su poder simbólico. Siendo instancias locales –además reconocidas socialmente– de los países hispanohablantes, al acoger las disposiciones de la Real Academia Española refuerzan su capacidad y garantizan su penetración.

En una segunda aproximación, más profunda, Bourdieu sentencia que el poder simbólico se encuentra “allí donde menos se ofrece a la vista, allí donde está más perfectamente desconocido, por tanto reconocido: el poder simbólico es, en efecto, ese poder invisible que no puede ejercerse sino con la complicidad [inconsciente] de los que no quieren saber que lo sufren […]”. Aquí, el punto neurálgico está en el reconocimiento social de la función de la RAE (regular el cambio natural de la lengua) y, en consecuencia, de su aceptación incuestionada.

Siguiendo al sociólogo francés: la lengua es un “producto colectivo y colectivamente apropiado”; el error está, pues, en confundir y considerar a la propia RAE como producto de un trabajo colectivo –por ser producto colectivo la materia sobre la que “trabaja”, a saber, la lengua española–, y que, por tanto, posee la facultad para decidir en el curso de esa materia, como “vocera” de la voluntad social. Y asumir –como de hecho se asume– que la función de la RAE está justificada por haber sido la Corona Española la que “colonizó y difundió su lengua”, es legitimar su dominación y, consecuentemente, ignorarla como tal.

En palabras de Bourdieu:

El poder simbólico […] no se ejerce sino si él es reconocido, es decir, desconocido como arbitrario. Esto significa que el poder simbólico […] se define en y por una relación determinada entre los que ejercen el poder y los que lo sufren, es decir, en la estructura misma del campo donde se produce y se reproduce la creencia. Lo que hace el poder de las palabras y de las palabras de orden, poder de mantener el orden o de subvertirlo, es la creencia en la legitimidad de las palabras y de quien las pronuncia […].

Dicho todo lo anterior, podría objetarse, entonces, que la reforma propuesta por la nueva Ortografía habría sido implementada unánimemente en los países hispanoparlantes, sin inconformidad alguna ante un “poder invisible”. Pero no debe olvidarse que una parte fundamental del poder simbólico de la RAE la constituyen las autoridades lingüísticas locales; y hace algunas semanas, tanto escritores como casas editoriales y periódicos del amplio orbe de habla hispana, se opusieron a las “recomendaciones” de la Real institución. (Ello significa, no sin razón, que cuando ambas partes coinciden, la implementación de las disposiciones lingüísticas resulta efectiva, bajo la posibilidad silenciosa de duras reprensiones.)

Fundada por un “grupo de ilustrados” reunidos en torno al marqués de Villena y duque de Escalona, Juan Manuel Fernández Pacheco, y reconocida por el rey Felipe V, la RAE ha gestionado legislaciones que reproducen, no sólo los intereses específicos de quienes las producen, sino la lógica específica de su campo de producción (campo de las clases sociales). De tal modo se entiende, pues, que ella busque “combatir cuanto alterara la elegancia y pureza del idioma”, y que tome como garantía de los diversos usos de la lengua a los “hablantes cultos” de cada región, y que, como denunció alguien en El País.com, se reserve legalizar algunas palabras “que se catalogan como la jerga del pueblo mal hablante” (al desconocer el empleo de tales palabras, desconoce de hecho a quienes las usan).

Y se entiende, además, que el origen de la RAE (en 1713) se localice en un periodo de imperialismo durante el cual era necesario el fortalecimiento de una hegemonía cultural nacional; y que, después de la independencia de los países americanos, haya promovido el surgimiento de academias semejantes en las nuevas repúblicas hispanoamericanas, a fin de “velar por que los cambios que experimente la Lengua Española no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico”. Todavía hoy esta razón es vigente. La sujeción. Sujetar a los países a la región hispanohablante mediante el poderoso recurso cultural de la lengua y la legitimada sanción.

AM/RL

1.559 Comments

  1. Hello there, I discovered your site by the use of Google while looking for a
    similar topic, your website came up, it looks good. I’ve
    bookmarked it in my google bookmarks.
    Hello there, simply was aware of your weblog thru Google, and located that it is really
    informative. I’m gonna be careful for brussels.
    I will appreciate if you happen to proceed this in future.
    Many other people might be benefited from your writing. Cheers!

  2. atcjlbj,This website truly has alll of the information and facts I wanted about this subject and didn?t know who to ask.

  3. Thank you, I’ve just been searching for information approximately this topic for a while and yours is the greatest I’ve came upon so far. However, what about the conclusion? Are you certain concerning the supply?

  4. I am really impressed with your writing skills as well as with the layout
    on your blog. Is this a paid theme or did you modify it yourself?
    Anyway keep up the excellent quality writing, it’s rare to see a great blog like this one these days.

  5. This piece of writing is really a fastidious one
    it helps new net people, who are wishing in favor of blogging.

  6. Please allow me recognise {so that|in

  7. Hi, I think your site might be having browser compatibility issues.

    When I look at your blog site in Safari,
    it looks fine but when opening in Internet Explorer, it has some overlapping.
    I just wanted to give you a quick heads up! Other then that, fantastic blog!

  8. thank you web site admin

  9. Somebody essentially help to make critically articles I might state.
    This is the first time I frequented your web page and up to now?
    I amazed with the research you made to create
    this particular submit amazing. Excellent job!

  10. Great post. I was checking continuously this blog and I
    am impressed! Extremely useful info particularly the last part
    🙂 I care for such info a lot. I was seeking this particular info
    for a long time. Thank you and good luck.

  11. We are a group of volunteers and opening a new scheme in our community.

    Your website offered us with valuable information to work on. You have done a formidable job and our
    whole community will be thankful to you.

  12. Have you ever considered about adding a little bit more than just your articles?
    I mean, what you say is valuable and everything. Nevertheless just imagine if you added some great images or video clips to give your
    posts more, “pop”! Your content is excellent but with pics
    and clips, this website could definitely be one of the best in its niche.

    Amazing blog!

  13. I know this website provides quality based articles or reviews and other data, is
    there any other web page which offers these kinds of data in quality?

  14. thank you web site admin

  15. Hey very interesting blog!

  16. As I site possessor I believe the content matter here is rattling great , appreciate it for your hard work. You should keep it up forever! Best of luck.

  17. I like reading through an article that can make
    men and women think. Also, thanks for allowing me to comment!

  18. Remarkable things here. I’m very glad to look your article.
    Thank you a lot and I’m looking ahead to contact you.
    Will you kindly drop me a mail?

  19. Amazing blog layout here. Was it hard creating a nice looking website like this?

  20. thank you web site admin

  21. 361605 574233Hello! I basically would wish to offer a huge thumbs up for that excellent information youve here during this post. I is going to be returning to your website to get much more soon. 655791

  22. 308739 689814All you require to know about News data to you. 410949

  23. Pretty section of content. I just stumbled upon your site and in accession capital to assert that I get actually enjoyed account
    your blog posts. Any way I will be subscribing to your feeds and even I achievement you access consistently quickly.

  24. Hello! I’ve been reading your web site for some time now and finally got the courage to go ahead and give you a shout out from Huffman Tx!
    Just wanted to tell you keep up the fantastic work!

  25. I believe everything typed was very logical. But, what about this?
    what if you added a little information? I am not saying your content isn’t good,
    however suppose you added something that makes people want more?
    I mean MilMesetas – El silencioso poder de la RAE is a little
    plain. You might glance at Yahoo’s home page and note how
    they create article headlines to get people to click. You might try adding a video or
    a picture or two to get readers excited about everything’ve written. Just my opinion, it
    might bring your posts a little bit more interesting.

  26. As I site possessor I believe the content matter here is rattling great , appreciate it for your hard work. You should keep it up forever! Best of luck.

  27. Superb, what a website it is! This webpage gives helpful data to us, keep it up.

  28. Hello there! Do you use Twitter? I’d like to follow you if that would be okay.

    I’m absolutely enjoying your blog and look forward to new posts.

  29. I love reading an article that can make men and women think.
    Also, many thanks for permitting me to comment!

  30. You actually make it seem so easy with your
    presentation but I find this topic to be actually something that I think I would never
    understand. It seems too complicated and extremely broad for me.

    I am looking forward for your next post, I’ll try to get the hang of it!

  31. I do not even understand how I finished up here, but
    I thought this post was good. I do not recognise who you’re
    but certainly you are going to a well-known blogger if
    you happen to are not already. Cheers!

  32. Hi there! I just wanted to ask if you ever have any trouble with
    hackers? My last blog (wordpress) was hacked and I ended up losing many months of
    hard work due to no data backup. Do you have any methods to
    stop hackers?

  33. thank you web site admin

  34. thank you web site admin

  35. Nice post. I understand something much harder on diverse blogs everyday. Most commonly it is stimulating to learn to read content off their writers and employ a little something from their site. I’d opt to use some while using content on my own weblog whether you do not mind. Natually I’ll provide link in your internet blog. Many thanks sharing.

  36. 560283 257897I believe that a simple and unassuming manner of life is greatest for every person, very best both for the body and the mind. 738396

  37. Nice blog right here! Additionally your website rather a lot up very fast! What host are you using? Can I am getting your associate hyperlink in your host? I want my web site loaded up as fast as yours lol

  38. I think the admin of this website is really
    working hard in support of his site, since here every information is quality based data.

  39. This information is worth everyone’s attention. When can I find out more?

  40. How long does a copyright last on newspaper articles?. . If a service copies newspapers articles and then posts it in a database on the Internet, is there also a copyright on the Internet content?.

  41. thank you web site admin

  42. 599476 885888Its difficult to get knowledgeable people with this topic, but the truth is could be seen as do you know what youre referring to! Thanks 211848

  43. thank you web site admin

  44. 597554 35161I appreciate your wordpress template, where did you download it through? 138313

  45. Schwab Intelligent Portfolios invests in Schwab ETFs.

  46. Thanks in favor of sharing such a nice thinking, post is pleasant, thats why i have read
    it completely

  47. Schwab Intelligent Portfolios invests in Schwab ETFs.

  48. HiHelloHi thereHello thereHowdyGreetings, I thinkI believeI do believeI do thinkThere’s no doubt that your siteyour websiteyour web siteyour blog might bemay becould becould possibly be having browserinternet browserweb browser compatibility issuesproblems. When IWhenever I look at yourtake a look at your websiteweb sitesiteblog in Safari, it looks fine but whenhowever whenhowever, ifhowever, when opening in Internet ExplorerIEI.E., it hasit’s got some overlapping issues. I justI simplyI merely wanted to give you aprovide you with a quick heads up! Other than thatApart from thatBesides thatAside from that, fantasticwonderfulgreatexcellent blogwebsitesite!

  49. I have been exploring for a little for any high-quality articles or weblog posts in this kind of space . Exploring in Yahoo I ultimately stumbled upon this site. Studying this information So i am glad to show that I have an incredibly just right uncanny feeling I came upon just what I needed. I most undoubtedly will make sure to do not forget this site and give it a look on a relentless basis.

  50. May I simply just say what a comfort to find a person that actually
    knows what they’re talking about over the internet.
    You certainly realize how to bring a problem to light and make it important.
    More and more people really need to look at this and understand this side of
    your story. I can’t believe you’re not more popular given that you definitely possess the
    gift.

  51. Why userspeopleviewersvisitors still usemake use of to read news papers when in this technological worldglobe everythingallthe whole thing is availableaccessibleexistingpresented on netweb?

  52. thank you web site admin

  53. dkhjmdrz,Wonderful one thank you so much !

  54. 79300 911094Intriguing point of view. Im curious to believe what type of impact this would have globally? Sometimes individuals get a little upset with global expansion. Ill be about soon to check out your response. 356220

  55. thank you web site admin

  56. I’m amazed, I must say. Seldom do I encounter a blog that’s equally educative and entertaining,
    and without a doubt, you have hit the nail on the
    head. The problem is something that too few men and women are speaking intelligently about.

    I am very happy I came across this during my hunt for something
    concerning this.

  57. I must thank you for the efforts you’ve put in writing this site.
    I really hope to check out the same high-grade blog
    posts from you later on as well. In fact, your creative writing abilities has inspired me to get my
    own, personal website now 😉

  58. I have been exploring for a little for any high-quality articles or weblog posts in this kind of space . Exploring in Yahoo I ultimately stumbled upon this site. Studying this information So i am glad to show that I have an incredibly just right uncanny feeling I came upon just what I needed. I most undoubtedly will make sure to do not forget this site and give it a look on a relentless basis.

  59. thank you web site admin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*