El Street Art: un problema de conservaciòn

Mural OS GEMEOS y BLU, Crono Festival, Lisboa, Portugal, 2010 Foto by Joana Maria Sousa

Milene Santos y Daniela Morgadinho

Con las nuevas formas de expresión artística en constante crecimiento surgen al mismo tiempo nuevos métodos para su conservación pero también más dudas en la resolución de sus problemáticas. La ingente cantidad de técnicas y materiales que se utilizan en el Street Art es tal, que es imposible establecer tratamientos estandarizados como puede pasar en las intervenciones de obras de arte más tradicionales.

Con el surgimiento de nuevos artistas, que rechazaban ir hacia la comercialización del objeto artístico, surge una transición entre el objeto artístico y el nacimiento del arte conceptual en sus variadísimas formas, como es el caso del Street Art.

Para el conservador-restaurador el Street Art tiene sido uno desafío constante, una vez que este tipo de arte, al revés del arte antiguo, utiliza un considerable conjunto de materiales – cuya composición no está todavía estudiada – pero también técnicas y metodologías creativas diferentes de las habituales. Cada expresión artística tiene su filosofía, sus requisitos y especificaciones.

Las principales problemáticas en el abordaje de la obra se relacionan: con su degradación (a través de la incompatibilidad entre los materiales); a veces por la falta de accesibilidad para la  intervención de conservación, de modo a que perdure en el tiempo. Estas dudas se relacionan con la falta de información de los diversos materiales utilizados (materiales industriales, orgánicos, biodegradables, uso de barnices por lo cual se desconoce su composición).

Tenemos así que considerar que estas nuevas expresiones artísticas son más vulnerables a la degradación que las obras de arte tradicional y por eso, su durabilidad está en peligro. Es extremamente importante efectuar un conjunto de acciones, como: una observación continua; medidas de control de las condiciones ambientales; control del vandalismo; acciones de limpieza, preferiblemente de forma periódica.

Como conservadores-restauradores nuestro objetivo es que la obra perdure en el tiempo, pero no nos podemos olvidar de la intencionalidad del artista. Tenemos como función evitar falsas interpretaciones, siendo importante una acción interdisciplinar entre el conservador-restaurador y el artista.

La presencia del artista en la tomada de decisiones – como sustitución de elementos, reconstrucción parcial o total de obra con nuevos materiales o la conservación de lo que existe – es fundamental para que nuestra intervención sea lo más fiel posible y que perdure en el tiempo, si fuera la intención del artista. Así, nuestro trabajo es facilitado con una exhaustiva documentación fotográfica y escrita de la obra; con un registro de todas las fases de montaje y desmontaje; coordinación entre el artista y su equipo y el conservador-restaurador; entrevistas al artista con el objetivo de definir directrices para futuras intervenciones; pronosticar la posible degradación de la obra y crear practicas preventivas; hacer propuestas de conservación y documentar las intervenciones y sus problemáticas.

El término Street Art es reciente y contiene varias características que lo definen:  se inscribe en los espacios públicos y se caracteriza por una visualización cerca de la población urbana y no apenas a una élite; es transitorio y contiene una gran diversidad de técnicas y materiales; no contiene patrones estéticos siendo un arte libre que engloba la pintura, escultura, instalaciones, videoarte, performance, etc.; las temáticas engloban desde la política, problemas sociales hasta la religión.

Una de las vertientes más populares del arte urbano corresponde al graffiti. Esta manifestación artística está vinculada a la cultura del Hip-hop y del Rap. Surge en los años de 1970 y debe de ser integrado en el contexto cultural y expresionista de los Estados Unidos, asociado en su origen a un comportamiento de vandalismo y representando sobre todo una imagen influenciada por los acontecimientos del momento. Luego se ha expandido hasta la Europa como un fenómeno underground, siendo producido en las periferias de las grandes ciudades. Atinge un gran desenvolvimiento en los finales de la década de los noventa, pero es en el siglo XXI que adquiere su auge sobre todo con el avance tecnológico. Hoy el arte urbano está aun acoplada con el graffiti que se asocia más a una cultura Punk y del Skate.

En Portugal el arte urbano gano a lo largo de las últimas tres décadas una gran visualización a través de variadísimas instalaciones artísticas con artistas nacionales e internacionales, originando un creciente interés social, cultural y turístico. Observamos en las grandes ciudades de Lisboa y Porto una gran dicotomía entre sus fachadas históricas y estas manifestaciones artísticas confiriendo gran originalidad y personalidad a la ciudad.

Son muchos los artistas portugueses que se distinguen con las mejores intervenciones del arte urbano portugués, como: VHILS, Bordalo II, EIME, Odeith, RAM, Kreyz, entre muchos otros.

 

 

Mural EIME, Sophia, Lisboa, 2015. Danieleime Instagram Photos

A pesar de que el Street Art en su origen estaba asociado a actos de vandalismo, hoy finalmente es reconocido en el mercado del arte, tal como museos, galerías y consecuentemente el reconocimiento de los artistas que crean este tipo de expresión artística con valor cultural,digna de ser conservada. Todavía, muchos artistas continúan practicando su arte de forma ilegal remetiendo a el significado y esencia del Street Art, tornándola bastante más atractiva.

En conclusión, el trabajo del conservador-restaurador depende en gran parte de la voluntad del artista y parte de nuestras competencias crear las condiciones ideales de prevención, conservación y restauración, tiendo en cuenta que las obras no pierdan su identidad.

***

Milene Santos. Conservadora-restauradora portuguesa. Actualmente realiza estudios sobre el arte contemporáneo y sus problemáticas.

Comments are closed.