Interrupción (violentia) / Inmanencias

banksy

Breve intervención sobre la violencia (violentia et authenticitatem)

Hans guck in die Luft

El maniqueísmo de las categorías del discurso ideológico contemporáneo no es algo que sorprenda. No hace falta sino hacer un ejercicio de memoria por demás superficial para dar varios ejemplos en los que las versiones mediáticas de los sucesos se encuentran lejos de ser fieles a lo acontecido. Es incluso un lugar común afirmar que es ya patrimonio de las mayorías una suerte de suspicacia que se resiste a aceptar con facilidad la verdad narrada desde la tribuna de la difusión de información. Pero ¿realmente existe dicha resistencia? Me aventuro a decir que no, que la resistencia a los mensajes es sólo superficial y lo que se impone es el aparato crítico del poder.

Cualquiera que haya visto los acontecimientos del 1 de diciembre en la Ciudad de México se encuentra ante una disyuntiva que la mayor parte de las veces resolverá inconscientemente en favor de una subrepticia aceptación del juicio del dominante. Toda argumentación estará siempre ubicada en la posición de “petición de principio” y aceptará las prejuiciosas categorías de análisis que provienen de una comprensión específica de lo que es política. El rechazo absoluto de la violencia es, quizá, el axioma fundamental sobre el que se ha basado toda la evaluación de los disturbios del sábado. Desde las alturas descienden las almas bellas para decir que no hay violencia justificable, que toda destrucción está condenada al rincón de la barbarie. Romper algunos vidrios, destruir la propiedad privada, son comportamientos que deben ser desterrados. ¿Tienen algo que decir acerca de la violencia inmanente del sistema?

La multitud de voces que opinan por todas partes asumen que la autenticidad del descontento social está marcada por la no violencia que éste toma, es decir, si por alguna razón la ira estalla y las multitudes deciden que lo mejor es la resistencia activa, de manera inmediata se pierde toda legitimidad. Surge como de la nada una cadena de equivalencias sobre las que se sostiene el edificio crítico hacia toda violencia, a saber:

 

autenticidad = legitimidad = no violencia

 

El primer término es curiosamente peligroso. Lo auténtico surge espontáneamente y todos asienten como si fuera posible identificar momentos puros, como si no hubiera que desconfiar de todos aquellos depositarios de la capacidad para hacer cortes claros y distintos en la confusión de los acontecimientos. De afanes de pureza se construyen las condenas más parcas y las reflexiones más prescindibles. De pretendida y dudosa neutralidad está hecha la toma de partido más ofensiva, porque no alcanza la claridad de lo público, se refugia en los intersticios lingüísticos, se asume como ajena a toda la estructura del poder y cínicamente justifica los excesos de éste.

La mayor parte de aquellos que condenan los estallidos aceptan sin empachos la corrección política y veneran al lenguaje como una dimensión profundamente mística, y al mismo tiempo, capaz de transmitir inmediatamente todo cuanto ha de ser dicho y significado acerca de algo que haya ocurrido. Creen ser capaces de agotar ontológicamente a la cosa desde la primera mirada. Actualmente se vuelve a imponer por encima de todo el lenguaje político una especie de “jerga de la autenticidad” (Jargoon der Eigentlichkeit), empero, no hay que olvidar que tal como lo dice Adorno: “La jerga de la autenticidad es ideología en cuanto lenguaje, abstracción hecha de todo contenido particular”.

Los bienintencionados de la autenticidad pueden ser personas que no sepan (o hagan como si no supieran) del alcance de su entronización del resplandecer de la verdad diáfana. Es justamente aquí donde más patente se hace el peligro de su prevalecer, pues son ellos quienes pueden aparecer como los “neutrales”, los “objetivos”. Empero no hay que olvidar que esa pretensión es una estrategia retórica que pretende destruir el mecanismo de argumentación de la contraparte. Se sitúan como contradicción de lo irracional, adalides de la civilización que piden el uso de la fuerza, con falsa sutileza se ubican por encima del debate concreto de las demandas para hablar sobre el aparato abstracto de juicio en que se puede decidir sobre lo aceptable e inaceptable en la democracia. Son depositarios de una verdad transhistórica que revela la lógica de “progreso” y del “avance histórico” más allá de toda ideología posible. Ellos son quienes pueden decidir objetivamente sobre la verdad o la falsedad de un suceso político, en sus mentes reposa un criterio absoluto que con pretendida humildad se afirma finito sólo para deslegitimar la crítica hacia la axiomática que lo regula. Pero si prestamos un poco de atención concluiremos, como el filósofo arriba mencionado, que: “En la jerga [de la autenticidad] se disipa la diferencia entre el más que el lenguaje busca a tientas y su ser-en-sí. La hipocresía se convierte en un a priori: el lenguaje cotidiano se habla aquí y ahora como si fuera sagrado”. Y lo sagrado en las sociedades que se afirman seculares es tan intocable como en cualquier teocracia.

| RM | Inmanencias | @pathosytelos |

18 Comments

  1. Thanks, this website is really beneficial.

  2. Thanks extremely valuable. Will certainly share website with my pals.

  3. Great internet site! It looks extremely professional! Sustain the excellent job!

  4. You’re an extremely helpful site; could not make it without ya!

  5. Seriously this is a good websites.

  6. Especially useful, look onward to coming back.

  7. You’ve gotten good stuff right here.

  8. Appreciate it! This is an very good webpage.

  9. Many thanks, this website is very useful.

  10. Very good internet site you have got right here.

  11. Maintain the great job and delivering in the group!

  12. Sustain the awesome work !! Lovin’ it!

  13. I like this site – its so usefull and helpfull.

  14. Howdy, excellent internet site you have there.

  15. I love the knowledge on your web sites. Thanks a ton!

  16. I love this website – its so usefull and helpfull.

  17. I appreciate the info on your web sites. Thanks a bunch.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*