Tendencias autodestructivas IV / Inmanencias

Daniel-lopez-pozo-la-vida

“La vida”, Daniel López Pozo

RAFAEL MUÑIZ |

En un texto breve y por demás críptico —como casi todo cuanto escribía en absoluta condensación— Walter Benjamin se dedica a analizar el carácter destructivo. El apunte conserva el método de exponer las polaridad en el máximo de su tensión: “El carácter destructivo sólo conoce una consigna: hacer sitio; sólo una actividad: despejar. Su necesidad de aire fresco y espacio libre es más fuerte que todo odio”. El hombre de carácter destructivo tiene la evidente fortaleza de determinar los momentos cruciales de la vida de alguien y, no contento con ello, de aprestarse a la única actividad que realmente domina y ejercita de consuno: “hacer sitio”.

El carácter destructivo goza en el aire fresco de las explosiones y los estallidos, es el ser que se deja notar en su exceso y por lo tanto deja atrás toda conservación, toda preocupación por la mismidad le es completamente ajena. Benjamin escapa de la polémica que los intérpretes de Parménides y Heráclito —y los acólitos de cada postura— han sostenido a través de siglos como la batalla filosófica de occidente por antonomasia. El ser no es mismidad, pero tampoco es perpetua diferencia, no es el puro vacío ni la equivalencia total con la nada sino que se define como activo aun en la pura exhibición de sí. Por lo tanto se goza en la catástrofe de la existencia y ve en la creación un ámbito de expresión de su exceso fundamental. Es siempre joven porque el destruir le otorga ese nuevo espacio para añadirse un eón más. La necesidad de este aire, de este espacio es lo que le otorga la fortaleza de persistir siempre idéntico a sí mismo y totalmente diferente a la nada.

La diferencia radica en el mínimo remanente que esta destrucción deja tras de sí. Lejos está de salar las tierras de la historia puesto que su proyección está siempre en el tiempo. Desconoce, por tanto, el destino y se regula por una rítmica por él mismo marcada. Su ámbito específico es el de lo abierto, constantemente se presenta como lo que desbroza y aniquila los medios y los telos para dejar espacio a que nuevos y más rígidos aparezcan sólo para volver a sucumbir al exceso de presencia. Lo intermitente de su ritmo obedece únicamente a los contenedores y su capacidad de resistir desde la posición de la mismidad.

La destrucción es ininteligible, críptica y volcada hacia lo indescifrable. Su lenguaje no se preocupa por la comprensión de aquellos que la atestiguan, las víctimas quedan enmudecidas o perpetuamente ajenas al núcleo duro de la destrucción —si es que se puede hablar de tal cosa— puesto que el destruir está marcado por la tendencia a forzar el sentido, llevarlo hasta su momento cumbre y devolver un pasmo tan radicalmente diferente de la ataraxia que inevitablemente se confunde con ésta.

El carácter destructivo está más allá del lenguaje y, sin embargo, no es puramente irracional, tampoco es el crepúsculo o la entronización de la noche puesto que su luz es capaz de guiar en mitad de la neblina y la espuma que acontece. Esto ha de recordarnos que detrás de todo espectáculo genético de mundo hay un exceso de fuerza que sirve de sostén y motivo, de acompañante y arquitecto. La destrucción no es vitalista aunque conserva la vida, no lo hace en nombre de un afán puritano (totalmente conservacionista), de un miedo-negación a la muerte, sino que, habiendo recorrido la vida y la muerte ha bebido de lo eterno el secreto de que tal como acierta Benjamin a decir: “el suicidio no merece la pena”.

La eternidad se descubre como eso que constantemente entra por la ventana mínima del instante para acumular las ruinas y devolver una mirada abismal cuyo terror produce un sentimiento primario pero infinitamente mediado: aún-y-de-nuevo.

| RM | Tendencias autodestructivas | Inmanencias | @pathosytelos |

818 Comments

  1. nXjPzw Thanks so much for the blog.Really thank you! Great.

  2. “It’s difficult to find knowledgeable people about this topic, but you sound like you know what you’re talking about! Thanks”

  3. Really appreciate you sharing this article post.Thanks Again. Keep writing.

  4. A round of applause for your blog post.Really looking forward to read more. Keep writing.

  5. Awesome blog article.Much thanks again. Really Great.

  6. Thanks again for the blog article. Keep writing.

  7. I think this is a real great blog. Keep writing.

  8. I have to point out my appreciation for your kindness supporting persons that need help with your area. Your real dedication to passing the message all through had become remarkably productive and has regularly made individuals like me to reach their aims. Your own insightful guidelines indicates this much a person like me and somewhat more to my peers. Thanks a lot; from all of us.

  9. “Good web site! I really love how it is easy on my eyes and the data are well written. I’m wondering how I might be notified when a new post has been made. I have subscribed to your RSS feed which must do the trick! Have a nice day!”

  10. Fantastic beat ! I wish to apprentice while you amendyour website, how could i subscribe for a blog web site?The account helped me a acceptable deal. I had been a little bit acquainted of this your broadcast provided bright clear idea

  11. I really liked your blog.Really looking forward to read more. Much obliged.

  12. Awesome blog post.Much thanks again. Really Great.

  13. Im grateful for the blog article.Really thank you! Awesome.

  14. You are my breathing in, I own few blogs and occasionally run out from to post.

  15. Thanks for sharing, this is a fantastic article.Thanks Again.

  16. Thanks for sharing, this is a fantastic article.Really looking forward to read more.

  17. Some genuinely fantastic information, Gladiola I found this.

  18. This is very interesting, You are an overly professional blogger.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*