El canon de la eficacia

"Las mujeres matan mejor" (Joaquín Mortiz, 2013)

“Las mujeres matan mejor” (Joaquín Mortiz, 2013)

PABLO RAMÍREZ MORALES |

 

Al tratar el tema de la “generación inexistente”, Jaime Mesa y Tryno Maldonado apuntaron que en la narrativa mexicana actual no hay un Gran Tema Mexicano, como en su momento fue la Revolución de 1910. En contraposición, hoy en día encontramos asuntos globales, pero también, por paradójico que parezca, temas particulares de cada escritor. Hoy cada autor se nutre de su entorno, de lo que vive y ve todos los días, tanto de primera mano, como a través de los medios de comunicación y las redes sociales. Por ello, no es de extrañar que en la literatura mexicana de hoy, un tema recurrente sea el del crimen organizado, el narcotráfico, la corrupción de los poderes públicos y la prevalencia de los fácticos. Ahí es donde se inserta Las mujeres matan mejor (Joaquín Mortiz, 2013), de Omar Nieto (1975).

Además de lo señalado por Mesa y Maldonado, yo encuentro otra característica de la narrativa mexicana actual, que me parece mucho más significativa: la búsqueda de cada autor de una voz propia. No sólo es que cada autor tenga preocupaciones individuales y circunstancias espaciotemporales específicas, sino que cada uno intenta dotar a sus narradores de una manera de contar única. La literatura mexicana actual prescinde, felizmente, de un lenguaje correcto, neutro y eficaz, para ensayar tonalidades con mucha más vitalidad. El resultado es un cúmulo de voces con personalidad y autenticidad: Daniel Sada, Elmer Mendoza, Julián Herbert, Carlos Velázquez, Antonio Ortuño, Yuri Herrera. Omar Nieto intenta ofrecer, en Las mujeres matan mejor, su propia voz narrativa; pero falla.

El comienzo de la novela genera expectativas muy altas, que se ven defraudadas al momento de pasar la página 30. La trama puede resumirse así: el candidato de izquierda a la gubernatura de Quintana Roo pierde la elección y, convencido de que le ganaron a la mala, decide emprender una marcha desde Cancún hasta Chetumal, para defender el voto y la dignidad del pueblo. Su equipo de seguridad está integrado por militares y ex militares que ahora pertenecen al Cartel Independiente de México (CIM); grupo enfrentado con el cártel de los Hernández, por el control de plazas en toda la República. Durante la peregrinación va creciendo el rumor de que el ejército está esperando al candidato a las afueras de Chetumal, para impedir que tome el palacio de gobierno, aún a costa de un reguero de sangre.

Más allá de los hechos públicos, que bien podrían consignarse en una nota periodística, lo interesante es lo que sucede en las entrañas del equipo de campaña. Las relaciones de fuerzas, la infiltración de enemigos, las relaciones sospechosas de los guaruras, los financieros y los periodistas con políticos, empresarios y mafiosos. Por ello, el comienzo de la novela es muy sugerente, pues quien narra es una mujer sicario, Celeste Ramírez, integrante del aparato de seguridad, policía, militar, miembro del CIM y una francotiradora de altísima precisión. El lenguaje de esta primera narradora está muy bien trabajado, pues aglutina, condensa y transmite toda la carga social, emotiva y psicológica de ser una matona a sueldo. Con esta voz que atrapa, se ponen sobre la mesa los diferentes hilos de la historia.

El problema viene cuando el autor toma esos hilos y empieza a tejer. Un candidato que pierde una elección y protesta, al que se le infiltra el crimen organizado en su estructura y que se enfrenta al poder político, también infiltrado, es una historia ya común en nuestro país. Pero el ángulo de una sicario que vivió los hechos desde dentro y ahora decide contarnos su experiencia, eso sí es interesante y sugerente. Por eso el principio de Las mujeres matan mejor es prometedor, pues anuncia una aproximación novedosa a la llamada novela del narco.

Sin embargo, de repente aparece un elemento inesperado e innecesario: Celeste tiene secuestrado al director del periódico El Excelencia, a quien le contará lo sucedido en la marcha por las carreteras de Quintana Roo y cómo los Hernández tienen sometida a la clase política. La finalidad de dicho secuestro es que el periodista publique un reportaje, con toda la información que le proporcionará Celeste, ya que los medios de comunicación son un frente más de la guerra entre el CIM y los Hernández.

A partir de ahí quien narra es el periodista a través de su texto en El Excelencia; conoce todos los hechos, pero los cuenta desde afuera y a la distancia, pues no estuvo en la manifestación. La sicario pasa a segundo plano, se convierte en un personaje más y la novela se desinfla. Conocemos el antecedente de todos los encargados de la seguridad del candidato, así como del reportero oficial de la campaña. Sabemos lo que sucede al mismo tiempo en el frente y en la retaguardia del contingente, así como en las poblaciones a las que se dirige y de las que procede la marcha. Sin embargo, apenas sucede este cambio de narrador, el lector extraña la voz, dotada de altos grados de autenticidad, que narra el principio.

La objeción con Las mujeres matan mejor es que su autor sacrifica, para privilegiar la eficacia del relato, la riqueza, el sesgo, la seducción de una narradora inmersa en las entrañas de los hechos y en la inmundicia de una sociedad, que ha abandonado a sus jóvenes a la voracidad del crimen organizado. Y no obstante, el relato no es todo lo eficaz que se quisiera, porque contiene una serie de imprecisiones, contradicciones y datos inexactos, aun dentro del mundo semi-ficticio que construye. A final de cuentas, tenemos una historia común, contada en un tono anodino, que bien podríamos leer en un reportaje del periódico. Un libro que en sus primeras páginas parecía una obra literaria con carácter, con personalidad, con el correr de las páginas se convierte en poco más que una nota roja.

| RMM | PRM |

_______________

708 Comments

  1. I’m now not certain where you are getting your information, but good
    topic. I needs to spend a while learning much more or working out more.
    Thank you for magnificent information I was looking for this
    info for my mission.

  2. You need to be a part of a contest for one of the best websites on the web.
    I’m going to highly recommend this web site!

  3. It’s amazing to pay a quick visit this site and reading the views of all colleagues regarding this
    post, while I am also keen of getting familiarity.

  4. Investors do pay direct and oblique costs.

  5. Schwab Clever Portfolios invests in Schwab ETFs.

  6. Think about investments that provide immediate annuities.

  7. Unquestionably believe that which you stated. Your favorite justification seemed to be on the internet the simplest thing to keep in mind of.
    I say to you, I certainly get annoyed whilst other people consider worries that they just do
    not understand about. You managed to hit the nail upon the highest and also defined out the whole thing without
    having side effect , other people could take a signal.

    Will probably be back to get more. Thanks

  8. I think that everything said made a bunch of sense.
    But, consider this, what if you added a little information? I am not suggesting your content is
    not good, but what if you added a post title that makes people desire more?
    I mean MilMesetas – El canon de la eficacia is kinda vanilla.
    You could peek at Yahoo’s front page and see how they create article titles
    to grab people interested. You might add a related video or a pic or two to grab people excited about everything’ve written. In my opinion, it would
    bring your posts a little bit more interesting.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*