Autorretrato, revista Vogue, 1932

OSCAR SUÁREZ CÁRDENAS|

 

LEE MILLER – FOTÓGRAFA SURREALISTA Exposición fotográfica exhibida en el MAM (Museo de Arte Moderno), ofrece una mirada a la obra del artista en una serie de aproximadamente 100 fotografías.

Aunque Miller es escasamente conocida en nuestro país, dejó un prolífico trabajo: fue modelo y fotógrafa de principios del siglo XX. Originaria de Nueva York (1907 – 1977), pero naturalizada británica,su vida estuvo enmarcada dentro de la corriente artística del surrealismo y fue contemporánea del cataclismo social de la Segunda Guerra Mundial, circunstancias que consiguen un panorama fotográfico en el que se observan contraposiciones entre lo banal y lo sustancial; de igual forma su vida giró por ambos polos, entre el arte libre y personal a uno más cercano a la moda comercial.

La sala cuenta con 7 áreas que intentan englobar de manera cronológica las distintas etapas de la vida profesional de Lee Miller. Su belleza fue determinante al influir en su camino profesional: dirigiría inicialmente su profesión como modelo en Nueva York y París,más tarde como fotógrafa de artistas y de la revista Vogue.

1. Man Ray: Amor y pareja creativa (1929 – 1932). Es en Europa donde se relaciona profesional y sentimentalmente con Man Ray, fotógrafo de la corriente dadaísta y surrealista, de quien Miller tomaría gran parte de su formación como fotógrafa. El error fotográfico por inversión de los colores debido a la sobreexposición de la luz al revelar los negativos crearían un tipo de fotografía conocido como efecto Sabattier, o efecto de solarización. Este tipo de fotografía artística de corte surreal sería característica de algunos de los primeros trabajos de Miller.

2. En el estudio de Nueva York (1932 – 1945). Lo singularen la obra de Miller son dos facetas posiblemente antagónicas. Después de la separación de Man Ray, y con su propio estudio fotográfico, Miller se aleja del estilo surrealista para crear un tipo de fotografía más convencional, acorde a la comercialización de la moda y el retrato de artistas de cine. No obstante imprime su estilo en estas fotografías como los efectuados a Lilian Harvey y Dorothy Hill;consigue a través del efecto de solarización una mayor viveza de la imagen, exaltar la belleza y una forma de conjuntar un estilo artístico y comercial para un público distinto.

Lilian Harvey, Estudio de Nueva York, 1933

 

Retrato solarizado Dorothy Hill, 1932

Una segunda característica del surrealismo de Miller fue la forma de imagen encontrada.Un ejemplo muy adecuado de este estilo es la fotografía al artista Joseph Cornell,donde mezcla el trabajo artístico de Cornell y el retrato fotográfico, es posiblemente una en las que se puede apreciar el estilo surrealista muy sutil característico de Miller, pues crea una composición equilibrada de los objetos sin forzar o alterar demasiado la imagen.

3. Trabajo independiente en Egipto (1934 – 1939). Su matrimonio con el empresario egipcio AzizEloui Bey le permitiría convertirse en una socialité dentro de la comunidad británica en Egipto y regresar al surrealismo fotográfico al desarrollarlo con mayor libertad.

4. Londres bajo las bombas durante la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945) Miller vuelve a Londres donde trabaja para la revista Vogue al tiempo que continúa su obra surrealista. Esta etapa puede considerarse como la reconciliación de sus dos facetas donde le otorga un estilo personal a la fotografía comercial de la revista de moda y al periodismo fotográfico.Una pieza de esta etapa es “Buena y mala postura” para la revista Vogue, 1942, donde Miller aparece sosteniendo dos esferas, la intención de la postura es enfatizar cómo la perspectiva visual puede dar distintos efectos de la imagen corporal.

Buena y mala postura, revista Vogue, 1942

En las secciones 5., La liberación de Europa (1944 – 1945), y 6., Amarga desilusión después de la guerra (1945 – 1946), se encuentra el lado más sensible de Miller; su presencia como fotoperiodista de la revista Vogue en la zona de guerra es mostrada con inclemencia: cuerpos maltratados, cadáveres, campos de concentración fueron fotografiados posiblemente sin ningún arreglo. El cruel impacto de estas tomas contrasta con el tipo de fotografía más estético y preocupado por la belleza de sus anteriores trabajos. Así también las fotografías tomadas después de 1945 revelan las reminiscencias de la guerra y muestran a una Miller más consciente y preocupada por las consecuencias bélicas y sus efectos en la sociedad.

7. Vida en Inglaterra: artistas y amigos (1946 – 1964). La última etapa fotográfica de Miller cierra espléndidamente con un surrealismo más desarrollado, reinstalada en Inglaterra, al lado de su último esposo Roland Penrose, y de algunos de sus amigos(Picasso, Carrington y Miró, entre otros). Fue incluso casi exclusivo el retrato de algunos de ellos en sus últimos trabajos, al igual que el uso de la técnica de perspectiva forzada en sus fotografías, como en la que aparecen Max Ernst yDorothea Tanning, estilo frecuente en esta etapa final.

Marx Ernst and Doroth Tanning, 1946

Lo característico del trabajo de Miller es que su recorrido entre la moda, el arte y la guerra transporta a distintas emociones; del glamour y de la elegancia de algunas fotografías, en muchas de las cuales participó como modelo, se traslada a un trabajo más surrealista con una mayor explotación de lo irreal. La determinación de Miller de fotografiar en plena guerra remite a una fotografía  surrealista como espejismo de una realidad no concebible. La instalación cronológica de la exposición fue muy acertada, pues crea una atmósfera de relato de la vida de Miller, su formación artística, desarrollo, los momentos de reflexión y finalmente la madurez y sabiduría que sólo se logran con el paso de los años.

La exposición es parte de los eventos que celebran el Año Dual del Reino Unido y México 2015. Ésta puede apreciarse en el Museo de Arte Moderno hasta el 21 de febrero de 2016. También se pude consultar un archivo digital con más de 3,000 imágenes del trabajo de Miller en su sitio oficial.

http://www.leemiller.co.uk/

***

Oscar Suárez Cárdenas nació en la Ciudad de México. Cursó la licenciatura en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras. Tiene interés por la fotografía y la pintura, es amante del synthpop y el thriller cinematográfico.