Nocturno

"The lovesick man" (1916), Georges Grosz

“The lovesick man” (1916), Georges Grosz

OCTAVIO SALAS |

 

Violenta oscuridad

que enuncia el rastrojo

de mi corazón inquieto.

 

He aquí la elocuencia

de la saliva yerta que escurre:

 

Hay un nudo de sinsabor en tu mirada

atado a múltiples vapores escalados:

la pálida sombra de los monumentos,

el secreto de las alcantarillas,

el rojo frío de las calaveras,

el humo de las colillas en el piso.

 

Habito el centro con furia,

en sus adoquines con furia,

en sus bocacalles con furia,

en sus fiestas con furia.

 

No pido tu perdón o tu vergüenza.

Pido quebranto, olvido

y un ave de mal agüero;

pido tu dolor tanto como el mío,

equino de la noche,

ridícula diosa.

 

Hubo un sueño revelador

en el destiempo,

un crepúsculo precipitado entre  mis rodillas,

exangües, anacrónicas.

 

Y hubo el silencio de tu cuerpo

entre las plazas.

 

| RMM | OS |

_______________

Antonio Octavio Salas Cerda (Ciudad de México, 1979)

Pese a no ser un hombre destacado en lo académico, pudo entrañar cierta fascinación por la lectura, tanto narrativa como dramática, pero especialmente de poesía, conviviendo de este modo con las letras universales. Ya desde adolescente se sentiría orillado a emprender, casi de manera autodidacta, una vertiginosa exploración en la escritura. Incitado además por familiares, amigos y profesores, con más empirismo que técnica, fue dándole palabras a su voz y sentido a sus elucubraciones. Ha ganado concursos de poesía y ha sido invitado a participar en lecturas en voz alta por diversas instituciones. Colaboró con algunos textos en la publicación de una antología poética intitulada Crimen confeso.

Comments are closed.