“Nombre de perro” de Élmer Mendoza

Nombre-de-perro-Elmer-Mendoza-Tusquets-2012

MARIBEL ELÍAS |

Después de figurar en Balas de plata y La prueba del ácido, el detective Edgar “el Zurdo” Mendieta vuelve a pisar terreno en la más reciente novela de Élmer Mendoza: Nombre de perro (Tusquets, 2012).

Y es que este peso pesado de la narrativa actual mexicana, en palabras de Federico Campbell “el primer narrador que recoge con acierto el efecto de la cultura del narcotráfico en nuestro país”, atrapa al espectador de principio a fin de la historia.

La trama policial gira en torno a la búsqueda, por parte de Mendieta y su equipo, de un mata-dentistas y, más tocantemente, de la del perspicaz asesino de la pareja sentimental de Samantha Valdés, ni más ni menos que la jefa del Cártel del Pacífico.

Mientras el Zurdo, su ayudante Gris Toledo y el resto de sus colegas trabajan en el caso del aniquilamiento de odontólogos, Samantha acude al detective para que busque al homicida de su amante, quien aprovechó el momento en que ella se reunía con otros representantes del narco, para cometer el hecho atroz. Paralelamente, desde el inicio de la historia, atestiguamos la intromisión del Gobierno en los quehaceres del narco, abundando sobre el tema: la famosa guerra del presidente contra la delincuencia organizada.

Novela policíaca

En Los mejores cuentos policiales 2, Bioy Casares y Borges señalan a The Murders in the Rue Morgue (1841), del maestro Edgar Allan Poe, como el “primer ejemplo y de algún modo arquetipo del género policial”, obra de la que se han desprendido una serie de novelas con propiedades muy características, llegando incluso a la creación del, para muchos, detective más aguzado y representativo de esta categoría literaria: Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle.

Las novelas policíacas generalmente inician con la ruptura de un aparente orden social, pues parten de un suceso no-legal (casi siempre, un asesinato) que ocurre en un espacio marcadamente urbano; así, “policial” es cualquier obra que tenga como móvil la investigación de un suceso criminal, y el encargado de las pesquisas es imprescindible para su desarrollo. Para resolver los misteriosos casos, el detective debe hacer un excelente uso de la razón, requiere ser ordenado y metódico, juicioso, entendido en la práctica científica; el análisis que haga de su ambiente será crucial para resolver el acertijo, no obstante, como individuo, los sucesos de su vida personal (su estabilidad emocional, por ejemplo) tendrán, muchas veces, especial injerencia en sus casos.

Nombre de perro está encajada en un espacio donde no se finge siquiera un orden en la sociedad. Muchas leyes se irrumpen. Los asesinatos suceden, son múltiples, el pan de cada día. Por otro lado, si bien la trama se desarrolla en varias ciudades, los personajes también se mueven fuera de ellas con el fin de recabar datos para una de sus investigaciones; de cualquier manera, viajan de un lugar a otro para trabajar en las dos empresas que sustentan la obra.

Si la novela policial se vio inspirada en la ciudad moderna —o funcionó para describir así al Londres del siglo XIX—, habrá que preguntarse ahora qué se entiende por “modernidad” hoy. ¿Seguimos en la posmodernidad o ya pasamos a la post-posmodernidad?

A propósito de esto, Lillian von der Walde, estudiosa, entre otras cosas, de parte de la literatura medieval española cercana a los siglos de oro, señaló en cierta ocasión, hace uno o dos años, que vivimos actualmente una especie de nueva época romántica o romanticismo, entendida en el sentido, tal vez literario, de vivir en una inseguridad vital, llena de melancolía y pesimismo, en donde solemos asirnos a ciertos ideales (sentimentales, materiales, diferentes obsesiones) para de alguna manera escapar de nuestra realidad. Pero en el caso de las personas que no tienen contacto directo con matanzas diarias, el despertar y atestiguar por cualquier medio de comunicación que el saldo de muertos de la mañana es irrelevantemente alarmante, ¿es eso indiferencia ante la vida? De cualquier forma, nada puede hacer uno para evitarlo. Volviendo: Poe perteneció al romanticismo, ¿mera casualidad?

Novela negra

Heredero de la novela policial, este subgénero se muestra más agresivo que su predecesor, es un realismo sucio citadino motivado por un cambio en la vida. Escrita inicialmente por norteamericanos, la investigación deja de ser cabalmente racional para volverse más dinámica, el crimen se pondrá en movimiento: prestar más atención al contexto de la acción será el motivo, pues durante las primeras décadas del siglo XX se asentó el sindicato del crimen —las mafias de heroína, el gansterismo—, la corrupción, la ley seca, la gran depresión, el desempleo. Surge el movimiento hobo, la industrialización y con ella la clase obrera; el jazz y el blues nacen como medios de expresión de los negros afroamericanos al ser un pueblo oprimido.

La figura del detective ya no es la del clásico, pues se encuentran en un mundo demudado, corrupto, con miedo…,  que no le ha favorecido, su trabajo no le crea prestigio, pero lo mantiene en pie de lucha; sigue representado la idea de justicia. Sin embargo, podría decirse que ya no es tan lícito como el investigador de la novela policial, el caos y la criminalidad en el que se encuentra envuelto lo vuelven más vulnerable a la influencia de su contexto. Finaliza resolviendo el caso, empero y sin remedio, deja las cosas tal como estaban, corruptas y violentas del mismo modo que el acto delictivo: da por hecho que todo seguirá igual.

Sobre el espacio, este sigue siendo urbano, más ahora hace mayor hincapié en lugares públicos y abiertos, ya que el protagonista necesita mostrar las desigualdades sociales para poder focalizar alguna clase de crítica social. Recapitulando: la novela negra deja de exaltar el misterio en el momento en que toma conciencia social.

Es en esta categoría donde mejor encaja la novela del narrador culichi, pues lo negro le sale por diversos lados: barriobajera y pop —tanto en lugares como en lenguaje—, corrupta, un tanto agresiva (pero para nada al nivel de la ofensa o el morbo), con un humor ácido —mejor negro— del que hace gala el Zurdo Mendieta (irónico como Holmes), quien por cierto no es la persona más “derecha” de la PME, y cuya racionalidad y ciencia se apoya en Gris Toledo, peritos, forenses, Gori, Jason, dinero, armas, camionetas, personajes del CP, etcétera.

Refiriendo el contexto, Élmer Mendoza va más allá de hablar del narcotráfico como tal, que, reafirmado en la novela como un negocio, no deja de inmiscuir al país entero, tal como la política, tal como el gobierno y su la lucha contra el narco, porque como dice el presidente en esta obra, “deben sentir que son el enemigo, que se rompieron los acuerdos, que están enfrentado un Estado fuerte y poderoso”, entonces las traiciones y los pactos fluyen entre dos mafias: la legal y la ilegal, la elegida por el pueblo y la clandestina, los buenos y los malos.

Famoso entre colegas y narcos, este detective parece vivir holgadamente, sabe con certeza que siempre habrá trabajo en la PME. Medita: “yo empezaba a no entender mi suerte, a no comprender cómo una ciudad y una época te pueden tragar, y los demás como si nada”.

Una de detectives

En Cómo escribir relatos policíacos, Chesterton brinda cinco principios fundamentales. Con estas herramientas se pueden poner a prueba algunas de las propiedades detectivescas de Nombre de perro en la que, subrayando, se investigan dos casos, el del mata-dentistas y el del asesino de Mariana Kelly, y yo creo que el primero no es parte del relato de detectives tal cual, considero que su función —si bien resulta agriamente chusca— es describir el contexto de violencia en parte de Sinaloa. Por su puesto en la novela el Zurdo y su equipo investigan el caso, pero el lector es testigo presencial del acto, no obstante se debe mencionar que va a la par del policía en busca de la identificación total del culpable. Por lo tanto, para esta valoración estimo que será menester orientar el relato de detectives del autor culichi a la búsqueda del asesino de la pareja de Samantha, y de tal me baso para hacer la apreciación.

1. El relato debe ser pensado en el momento en que el lector comprenda, pues es necesario cubrirle los ojos para que los abra deslumbrado en el momento que se haga la luz. Confundir innecesariamente en la trama al testigo, sin tener un secreto apropiado para ocultar, sería una falla de la obra: Esta regla es muy bien seguida en la novela, pues el contexto social de la obra no interfiere de ninguna manera para su desarrollo, la sorpresa, que según Chesterton es otra función de este tipo de novelas, es dada cuando debe ser.

2. El secreto debe ser sencillo, y con él simbolizar otras confidencias, es decir, el escritor explica el misterio pero no su explicación, que debería explicarse por sí misma al momento en que el traidor o el perjudicado exclamen al momento de ser descubiertos o descubrir los hechos: El secreto de los dos casos de Nombre de perro resulta ambivalente, el primero (ya mencionado) es claro, el segundo tiene que ver con lo que el autor del compendio define como novela policíaca: novela del hombre basada en “el hecho de que la moralidad es la más oscura y atrevida de las conspiraciones”. Más no puedo decir.

3. El hecho que explique el caso debería ser alguien o algo familiar. La verdad es muy obvia. (Para no arruinar la historia, esto lo validarán los lectores.)

4. En el juego lector-escritor, verdadero oponente del espectador, los asesinatos misteriosos pueden resultar un chiste. El relato es una ficción declarada: Sí y no, depende de qué ángulo se vea, a algunos quizá sólo les resulte gracioso, otros piensen que se trata de una producción amarillista más, y tal vez otros filosofen sobre la soledad del alma del hombre y otros temas interesantes. Cada cual con su hermenéutica.

5. Un buen misterio se origina en una idea muy simple, algún hecho de la vida diaria que el escritor pueda recordar y el lector olvidar: Creo que la narración se sustenta en una condición básica del ser humano, como lectora, aún no la he olvidado.

Discurriendo… Si funciona como detectivesca, ¿se insertará también en un género probablemente ya establecido en algunos países hispanoamericanos? Relativamente reciente en México, se nombra a un movimiento de las letras como…

Narconovela

Paco Ignacio Taibo II asegura que este género es un cuento de las editoriales, y cómo no, si es un tema cliché que se vende como pan caliente; en Colombia, por ejemplo, su producción es muy demandada. Podemos citar aquí desde un Fernando Vallejo hasta un Gustavo Bolívar, cuya novela Sin tetas no hay paraíso se volvió una conocida serie de televisión difundida en varios países de habla hispana, Estados Unidos y España. En el mismo orden de ideas, debido a su notoriedad, Rosario Tijeras de Jorge Franco pasó a ser película y serie de televisión; La reina del sur del español Pérez-Reverte es un ejemplo más de narconovela, con éxito y ventas suficientes para televisarse como serie en varios países. El problema de dichas obras es que al instalarse como best sellers se cuestiona su nivel literario, basta con mencionar la feroz crítica por parte de los españoles a la mencionada obra de su compatriota.

¿Se implantará la narconovela como un subgénero más dentro de la literatura mexicana, o será sólo una etiqueta de las editoriales para catalogar libros de temática polémica con numerosas ventas? Sólo el tiempo lo dirá, y es que, como mencionó Daniel Sada, “las grandes historias son y serán aquellas donde jamás se olvidan los personajes”. Taibo II asegura que para que un movimiento literario trascienda se necesitan escritores talentosos. ¿Comunicar mensajes con grandes mañas será el implante de un género? Escribir ingeniosamente, con musicalidad…

Del blues al jazz, las rancheras y los corridos

Si la novela negra nace para pintar la crudeza de un tiempo, el blues y, poco después, el jazz, emergen de las duras y ásperas callejas y garitos quizás de Harlem, tal vez de Nueva Orleans, como un lamento el primero, y como una expresión instrumental de rebeldía el segundo; ambos para mostrar su desacuerdo ante las inequidades sociales impuestas por los blancos. Qué mejor que estos dos géneros de barrios bajos, para acompañar una historia adversa y dura. Música y letras, denuncia.

De la evolución del blues urbano y de la intervención de otras manos musicales, ya de acuerdo a un tiempo nuevo, reestructurado, se requirió de nueva música, de algo más actual, comenzó entonces a asomar el rock and roll, que se popularizaría y ramificaría en numerosos subgéneros que hoy complacen a millones de oídos en el mundo, como a los del Zurdo, quien deja ver su lado sentimental en la novela (su lado policial Holmes) empapándola de referencias melódicas en las escenas más propicias para generar un encuentro amoroso. Así, tenemos desde un You´re mine, and we belong together cantado por Richie Valens, hasta un If you leave me now de Chicago. A Mendieta le gusta Bob Dylan, escucha a Eric Clapton, Neil Young, George Harrison. Muestra gustos musicales, un lado flaco —amor—, un peculiar modo de hablar y de vestir, rasgos que indican la formación del carácter de un personaje.

Luis Miguel, Julieta Venegas, Jesse & Joy, Los Tucanes de Tijuana, en fin, los sinaloenses le ponen ritmo a su historia, y según sea su estado anímico, el detective opta por rancheras. Un par de veces se encuentra escuchando a José Alfredo, en otra ocasión las Mujeres divinas de Vicente Fernández. Pero en Culiacán también se escucha banda, corridos, y un poco más…

Después de cantar batallas, muertes, infidelidades, historias de hijos desobedientes, borracheras y romances, los héroes de los corridos se sustituyeron por los de los narcocorridos, melodías que actualmente encaran a la aventura criminal, y que se aclaman en honor de la mafia mexicana. Los temas: balazos, levantones, descabezados, banda y cuernos; aunque muchas veces también refieren la inclemente historia de quienes trabajan en la empresa, la plebada, gente de origen humilde que muchas veces se une por necesidad, los de más abajo del negocio, quienes saben que “la vida es dura pero hay que buscarle”. Y unos cuentan: “no todo es lo que parece”, “me ven feliz pero mi realidad es otra”. Cantar narco corridos en honor a la vida, para sí mismos y para los testigos de la batalla.

Modesto, en un tiempo apocado, plebeyo, al igual que el blues y el jazz, el corrido tiene una naturaleza popular, precisamente porque retrata la vida común de las gentes, y por tanto lo hace con “la lengua del pueblo”; igual el narcocorrido, que proclama jefes, es pa’ narcos y pa’ la plebe. En la negra y musical Nombre de perro, los personajes hablan con el vocabulario “de la raza”: destaca el rico caló sinaloense impregnado en cada diálogo y que da testimonio de una de las variantes del español mexicano, todas tan disfrutables e importantes porque son más que palabras, son ideologías, son la vida. Ufanamente esta variante puede ser comprendida por cualquier lector, pues inmediatamente se concatena el sentido de las palabras desconocidas al atender a su contexto.

Con todo, la musicalidad también se encuentra en el propio discurso de la novela, pues el ritmo, la sintaxis, el léxico y las pautas hacen que se genere un sonido al leerla a viva voz, pero también existe un tono en la lectura en silencio: “El Zurdo de inmediato supo de quién se trataba y se paralizó. Valiendo madre. Espejito, espejito. Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, pensó, y tragó saliva”.

La injerencia de diálogos directos sin más separación de signos que las comas, los puntos, los dos puntos y las mayúsculas y minúsculas después de éstos para marcar si es voz, pensamiento, o su mezcla en diferentes órdenes, son hechos bastante llamativos. Nunca aparece un guion para indicar diálogos. ¿Imposición de un nuevo estilo? Este evento es muy afortunado pero tiene ciertos atropellos: primero y sin atribuir invenciones, Élmer hace un muy buen uso de esta dinámica, muestra la genialidad y la buena escritura que se requiere para hacer una novela bien hecha. No obstante, como lectores hay que estar muy atentos al cambio de las participaciones de los personajes para no perder el hilo de la narración. Hay ciertos momentos, además, en los que este orden de dos puntos inicio con mayúsculas, o de ser el caso, minúsculas, no es totalmente respetado, por lo que esa falta de uniformidad crea un poco de confusión; por lo tanto, se requiere cuidar en mayor medida esta técnica, hacerla más limpia y más digerible: y así nosotros —¿cómo, reconcibiendo con música, con otros artificios y aptitudes?— la cruda realidad y, en este caso, la lectura.

Desde Latebra Joyce

Como un ser detectivesco, el escritor debe aprender a leer su entorno para descifrar sus códigos y costumbres, tal como lo haría un buen investigador social, histórico, político. La influencia del ambiente es fundamental en toda novela negra, en toda novela realista, porque vincula ciudades con personajes, personas y vidas. Tildar de agresiva y violenta una novela que nació cuidándose de balazos, porque ahora, sales de casa y no sabes si vas a volver, es querer ignorar que el narrador escribe lo que ve. Empero Mendoza imagina y recrea el ambiente de violencia y de traición que se vive en Sinaloa, pero que repercute en todo el país, para dar pie a una historia, a un personaje.

El tema no es el narcotráfico, son los personajes que se deprenden de él, los cuales pretenden reflexiones del ser, del estar, del vivir: ambicionan ser una novela del hombre. Si México vivió la Edad Media y —en su modalidad novohispana— los Siglos de oro casi al unísono, y en algunas ocasiones ha estado un poquito retrasado con respecto a movimientos literarios en convergencia con el resto del mundo (y hasta la fecha cultural y educativamente), ¿por qué no asimilar una novela negra mexicana un poquito tardía? Total que el pasto en México es muy seco, y pisarlo así, novelísticamente, no viene a mal, al contrario. Y mientras se resuelve toda esta polémica violenta, literaria, editorial, social y demás, yo me sumo a la filosofía del Valentillo: “Pleves, no anden de asecinos”.

| RMM | ME |

34 Comments

  1. Thanks, this site is very valuable.

  2. I enjoy this website – its so usefull and helpfull.

  3. say thanks to so considerably for your internet site it aids a lot.

  4. You’re a really practical web site; could not make it without ya!

  5. Passion the site– really individual friendly and great deals to see!

  6. Maintain the excellent work !! Lovin’ it!

  7. Thank you so much for sharing your great site.

  8. Thanks pertaining to giving this kind of substantial content material.

  9. I enjoy the information on your site. With thanks.

  10. Thanks a ton for sharing this very good web page.

  11. Many thanks really handy. Will share website with my buddies.

  12. Wow because this is extremely good work! Congrats and keep it up.

  13. Keep up the amazing job !! Lovin’ it!

  14. Howdy, neat websites you’ve there.

  15. Wow, gorgeous portal. Thnx …

  16. I treasure the info on your internet site. Many thanks!

  17. Thanks a lot! This a outstanding site.

  18. Hiya, great websites you have there.

  19. Nice actors proceed the learning course of.

  20. Hello there, I found your site via Google even as searching for a similar topic, your website got here up, it looks great.
    I have bookmarked it in my google bookmarks.

    Hello there, just was alert to your blog via
    Google, and located that it is really informative. I’m gonna watch out for
    brussels. I’ll be grateful should you continue this in future.
    Many other people can be benefited from your writing.

    Cheers!

  21. No matter if some one searches for his necessary thing, therefore he/she needs to be
    available that in detail, so that thing is maintained over here.

  22. I know this web page gives quality depending content and additional information, is there any other web site which gives these kinds of information in quality?

  23. bookmarked!!, I like your web site!

  24. Hi! Someone in my Facebook group shared this site with us so
    I came to take a look. I’m definitely enjoying the information.
    I’m book-marking and will be tweeting this to my followers!
    Outstanding blog and outstanding style and design.

  25. I’m impressed, I have to admit. Rarely do I come across a blog that’s both equally educative and entertaining, and let
    me tell you, you’ve hit the nail on the head.
    The problem is something which not enough people are speaking intelligently about.

    Now i’m very happy that I came across this during my
    search for something regarding this.

  26. Thankfulness to my father who stated to me regarding this weblog,
    this website is actually awesome.

  27. Appreciating the dedication you put into your website and detailed information you present.
    It’s good to come across a blog every once in a while
    that isn’t the same unwanted rehashed material. Wonderful
    read! I’ve saved your site and I’m including your RSS feeds
    to my Google account.

  28. Hi to all, how is everything, I think every one is getting more from this
    website, and your views are nice in favor of new people.

  29. I wanted to thank you for this fantastic read!!
    I absolutely loved every little bit of it. I have got you saved as a favorite
    to look at new things you post…

  30. With investing, your capital is at risk.

  31. I just could not depart your site prior to suggesting that
    I actually loved the standard information an individual supply to your guests?
    Is gonna be again often in order to check out new posts

  32. Hi, i think that i saw you visited my web site thus i came to “return the
    favor”.I’m attempting to find things to enhance
    my website!I suppose its ok to use some of your ideas!!

  33. If you wish for to improve your knowledge just keep visiting
    this site and be updated with the hottest news
    posted here.

  34. I every time used to read piece of writing in news papers but now
    as I am a user of web therefore from now I am
    using net for articles, thanks to web.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*