Nueces sin semillas

"Night Windows", Edward Hopper

"Night Windows", Edward Hopper

DULCE L. CHÁVEZ |

Es tarde y no he podido complacer a mi mujer en mucho tiempo. Sé que vive una aventura, una sarcástica, una de esas que todo mundo conoce pero pretende no hacerlo. Está bien, al menos para mí. No es algo que quiera aceptar porque hace meses de nuestra última relación sexual como pareja, no más. Ella no sabe que sé. Ha estado obsesionada con su trabajo, ya no hay de esas mujeres sumisas; ahora todas quieren ser libres y volar como gallinas descabezadas que dan pasos en falso y escupen sangre.

Llévenme lejos porque no soporto ver la escena. Es cruel, vil y dañina. A ella no le importa. He dado varios tropezones, pero el apetito de sexo no es algo que se pueda ocultar.

Ella es una de tantas mujeres con éxito que han decidido que una baratija de plástico frío produce más placer que un verdadero órgano masculino. Dicen que no sabemos usarlos, pero no dan oportunidad de intercambiar placeres. Tal parece que su prioridad es verse jóvenes y usar ropa de moda, además de ser esbeltas, tener cabello perfecto, una máscara de maquillaje y tacones altos. No entienden que un hombre sólo busca la carne, no los ojos, no los labios, no el color rubio teñido del cabello enmarañado, no la cara lisa y sin forma, no la piel artificialmente bronceada y sus tacones que lastiman los pies. Ellas son las que no entienden nada de nosotros.

Al amanecer me largaré de la casa, es obvio que ella no me necesita más, ni a mí, ni mi dinero, ni mi cariño y mucho menos la torpe criatura que yace en medio de mis piernas.

| RMM | DC |

_______________

Dulce Lechuza

Embriagada alma de novela, traición, arrebato y simpleza, cuerpo libre de mente enjaulada, joven de senos y vagina. Abierta a la ortografía, la gramática, la redacción y la traducción. Sensación libre de juventud.

Comments are closed.