Portada de "Nuevo álbum de zoología" / Editorial ERA

Portada de "Nuevo álbum de zoología" / Editorial ERA

ERÉNDIRA CUEVAS |

 

“Triste que todo pase…/Pero también qué dicha este gran cambio perpetuo./Si pudiéramos/Detener el instante/Todo sería mucho más terrible”, escribía José Emilio Pacheco en su Elogio a la fugacidad, y a unos días de cumplirse un mes de que la propia fugacidad del poeta se hiciera manifiesta, su palabra y su voz fueron recordadas, el pasado jueves, por aquellos que tuvieron el privilegio de compartir el trabajo a lado de quien ha sido una de las figuras más importantes y queridas de la literatura mexicana.

En un ambiente impregnado de nostalgia por la ausencia de Pacheco, el director de teatro, José Lis Ibañez y la actriz, Diana Bracho en compañía del también poeta, Marcelo Uribe; dieron lectura a una selección de poemas del escritor. Esto como parte de las actividades de la XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FIL).

Durante el acto en que se recordó al escritor que ha dejado, en palabras de Uribe, una ausencia del tamaño de la presencia que tuvo en la literatura nacional no todo fueron caras largas pues si bien todos los asistentes coincidieron en la tristeza por su fallecimiento, también se hicieron presentes las risas ocasionadas por las palabras que el poeta nos ha legado en textos en los que se hace patente la ironía y humor con que miraba ciertos aspectos de la vida.

Los escritos a los que se dieron lectura forman parte de “Nuevo álbum de zoología”, compilación que rescata poemas alusivos a los animales, personajes que estuvieron muy presentes en la obra del bardo.

Tras afirmar que la relectura de la obra de José Emilio Pacheco se ha enriquecido con su muerte, debido a la sensación de ausencia, Bracho e Ibañez procedieron a dar voz a algunos poemas del libro, editado por Era y que divide los textos conforme a los cuatro elementos (tierra, agua, viento y fuego).

Así, en un ambiente de añoranza y júbilo los presentes escucharon poemas como “Las flores del mar”, “Ecuación de primer grado con una incógnita”, “Los pájaros”, “Augurios”, “Hormiguedad”, “Nupcias de la unicornia”, “La jaula de los monos”, “Antipostal de Río de Janeiro”, “Colibrí”, “Ronda de los cangrejos” y “La salamandra”.

Destacaron “La mosca juzga a miss universo”, donde este insecto describe su opinión del ser humano; “Ratus Norwegicus”, monologo que una rata dedica a un hombre y “El ave Fénix”, poema que Pacheco dedicó a la memoria del poeta cubano Eliso Diego.

Pero sobre todo, “El rap del salmón” que, de acuerdo con Ibañez, tanto el texto como el autor tienen el deseo de contagiar al lector con su ritmo y para dejar en claro su afirmación le dio vida al compás de ese género musical.

| RMM | EC |

_______________