Un año sin Mercedes

mercedes buena

Cuanta falta nos has hecho, Mercedes. El mismo río liberado en tu voz lo decía: ¿Qué ha de ser de la vida si el que canta, no levanta su voz en las tribunas? Hoy urge tu presencia. Tú, cantora en la vida y en la muerte, siempre a favor de los desprotegidos, orgullosa de tus raíces mestizas. Con tu voz unificaste al mundo y consagraste en el tiempo y la distancia la maravilla de tu sangre.

Este 4 de octubre se cumple un año de la muerte de una de las mejores voces que ha dado Argentina. Mercedes Sosa, considerada la mejor voz del folclore americano, murió en el 2009 a causa de una complicación renal en el Sanatorio de la Trinidad, en Buenos Aires. Desde hace doce meses, sus restos descansan en los tres lugares escogidos por ella misma: Tucumán, Mendoza, y la capital de Argentina.

Partícipe de la llamada Nueva canción – integrado por cantantes como Soledad Bravo, Facundo Cabral, León Gieco, Víctor Jara, Pablo Milanés,  Silvio Rodríguez, Caetano Veloso, entre otros-  se destacó por su constante interpretación de canciones populares.

Ganó numerosos premios musicales, como el Grammy Latino, el Premio Gardel y el Gran Premio CAMU-UNESCO 1995, otorgado por el Consejo Argentino de la Música. Por sus labores humanísticas, recibió el Premio de la UNIFEM de parte de Naciones Unidas por su constante lucha a favor de los derechos de la mujer. También se desempeñó como Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO para Latinoamérica y el Caribe.

Interpretó los temas de afamados cancioneros: Silvio Rodriguez, Violeta Parra, Atahualpa Yupanqui, Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat, Fito Paez y desde luego, su inseparable compañero León Gieco. También se le musicalizaron poesías de numerosos escritores, como Rafael Alberti, Pablo Neruda y su entrañable amigo Armando Tejada Gómez. Entre las canciones que consagraron su carrera musical destacan Si se calla el cantor, La maza, Duerme negrito, Canción con todos, Alfonsina y el Mar, Sólo le pido a Dios y Gracias a la vida.

Hacia 1976, una vez instaurada la dictadura militar en Argentina, fue censurada y perseguida por su ideología comunista e izquierdista. Su anterior simpatía al gobierno de Perón  y al de Allende en Chile bastó para que en uno de sus conciertos, en plena actuación, fuese golpeada por elementos de Ejército, mientras su público era arrestado y encarcelado.

De 1979 a 1982 se mantuvo exiliada en París y en Madrid, ciudades en las que fructuosas producciones vieron la luz del mundo. Destaca sobremanera su Serenata para la tierra de uno, además de Mercedes Sosa interpreta a Atahualpa Yupanqui. A su regreso a Argentina, fue recibida con júbilo por la población, admiradora de su voz, talento y humanismo. Ofreció un concierto en el Teatro Ópera de Buenos Aires, registrando un lleno total.

En el 2009, grabó sus dos últimas producciones: Cantora, volumen 1 y 2. Los treinte y cinco temas incluidos son interpretados a dúo con diferentes personajes de la escena musical : Shakira, Joan Manuel Serrat, Lila Downs, Julieta Venegas, Caetano Veloso, Gustavo Santaolalla, Diego Torres, León Gieco, Pedro Aznar, Charly García, Gustavo Cerati y Calle 13, por mencionar sólo algunos.

Madre, amiga, hermana y esposa, defendió en cada verso y cada canto su condición de mujer. Sin feminismos ni tendencias sexistas, siempre luchando por la equidad y los valores de la humanidad. Su voz nunca se dirigió a sectores específicos, ni mucho menos a un país o a un continente. La grandeza de su paso por el mundo radica en la universalidad de sus canciones y en la potente fuerza de su voz vibrante.

A un año de su muerte, La Voz de América mantiene su vigencia en el espacio musical y en la memoria de su público que aclama su regreso, tal vez en otras vidas y quizás en otros cuerpos. Como ella misma mencionaba, mientras la carne es cosa efímera, el canto siempre permanece.

“Ahí donde llega todo

y donde todo comienza,

canto que ha sido valiente

siempre será canción nueva.”

RL

Comments are closed.