Banda-baston-Todo-Bien

JOSHUAN KOVALEV |

Ciudad de México.- Para La Banda Bastön está Todo Bien. Y no es para menos, puesto que este grupo de hip-hop mexicano es un ejemplo de cómo la confianza en el talento propio y el trabajo constante generan posibilidades de bienestar.

Muelas de Gallo (MC) y Dr. Zupreeme (DJ/Productor) dieron vida a Bastön a partir de 1996 en Ciudad Constitución, Baja California Sur (el mentado Valle de Santo), lugar del que emigraron hacia el Distrito Federal en 1999. A partir de su arribo al chilango se enfrentaron a la dura realidad de la “escena” del hip-hop local de ese entonces.

Luego de 13 años en los que conocieron y conformaron el ámbito de esta cultura en el DF, su adhesión al crew de la Vieja Guardia, la edición de algunos ep’s y mixtapes, su fichaje con disqueras como Universal y Mantequilla, el rodaje de sus primeros vídeos y varios amagos con sacar un disco “clásico del género”, este combo de rap ha alcanzado una madurez artística que realmente pocos han logrado en los terrenos de la música urbana en México.

El pasado jueves 7 de marzo tuvo lugar la presentación del primer LP oficial de este grupo, Todo Bien, en el Caradura de la colonia Condesa. Se ofrecieron dos shows gratuitos: uno para los fans que compraron el disco en preventa y otro, en un tono más relajado, con invitados y amigos de la banda.

Para el segundo show —que dio inicio alrededor de las 11 de la noche— la actuación fue inaugurada con el ya clásico “El país de las maravillas” para después lanzar el reciente “1, 2, 3”, un banger instantáneo que evoca la atmósfera del rap de los noventa en tan sólo dos minutos.

Luego del pequeño preámbulo inició el desfile de algunos de los temas que componen Todo Bien, abriendo con “Quiúbole”, saludando así a las morritas y rapas, dándoles la bienvenida a un recorrido que, aunque corto, mostró a todos lo que será una de las variantes más atractivas de un acto de hip-hop en México, pues Mü y Zupreeme estuvieron acompañados por cuatro músicos en escena: guitarra, percusiones, bajo y saxofón.

Silvano Zetina, —quien fue músico de Julieta Venegas, miembro de infinidad de proyectos— destacó por su trabajo en las guitarras, proporcionando una base rítmica, del todo funk, para los tracks de Todo Bien. En cuanto a los invitados que acompañaron al grupo se contó con las participaciones de Sepulturero (A.K.A. Jerry Funk), Gogo Ras y DJ Aztek 732, compañeros de crew en la Vieja Guardia.

El primero en subir a escena fue Sepulturero para tocar “Cuando encuentran al toro que buscan”, corte que advierte a los advenedizos de la reputación que respalda a la Vieja Guardia y de su fuerza como equipo. Posteriormente —cuando sonó “Chula”— Gogo Ras mostró sus cualidades vocales al acompañar en los coros las rimas de Mü, juntando todas estas características para crear así una oda a las jainitas.

DJ Aztek 732 continuó el espectáculo con “Kilos de rap”, tema netamente festivo donde el reconocido DJ se lució en la sección scratch, estupendamente enmarcada por los aporreos del percusionista invitado. “¿Qué sé yo?” y “Jazmines”  contaron con la colaboración de Manu de la Rosa en el saxofón, mostrando una cara más del Jano en Todo Bien, ya que en este par de canciones se trata de forma muy personal la vida y la existencia del ser en algunas de sus facetas torales, como el amor, la fe o el conocimiento.

Regresando a lo mundano, “Varsovia 54” sonó de forma poderosísima con los músicos en vivo, donde destacó sobremanera el groove que Ra Díaz le extirpó a las líneas de bajo para este tema que reconstruye en un delirante flow parte de una noche de juerga y chicas. El mismo bajista brindó una base de sonidos idónea para los riffs de Zetina en el track “Gritos”, que con una esencia netamente rock enmarcaron las consignas de protesta y descontento que aún habitan las libretas de Mü.

En su turno Eptos Uno hizo lo propio en “Check it out” exhibiendo la habilidad que lo caracteriza y por la cual fue tomado en cuenta por Muelas y Zupremo para colaborar con ellos. Para despedir la velada sonó “Me gustas”, primer sencillo promocional de Todo Bien que suena ya en el circuito de la radio nacional, donde ha tenido un rotundo éxito.

Así, con un gesto de satisfacción y de total agradecimiento al público, La Banda Bastön se despidió entre gritos de algarabía: “otra, otra, otra…” se escuchó en todo el recinto, la petición fue atendida y “Cortázar” cerró con broche de oro una noche redonda para dar pie a la celebración.

Aunque faltaron temas de los 14 que completan este primer larga duración de los criados en la Baja, como “Pantanos” que incluye la participación del grupo de son jarocho Mono Blanco, así como los temas donde participan Elote El Bárbaro y Serko Fu, dos de las leyendas vivientes del rap nacional, el resultado del show en vivo fue realmente cautivante para los congregados en el Caradura.

En los días siguientes a la presentación aquí referida, La Banda Bastön ya se habrá presentado también en el Centro Cultural La Pirámide de la Ciudad de México, en Hermosillo y San Luis Potosí, restándole para este mes de marzo actuaciones en salas de Cuernavaca y Aguascalientes.

Esto apenas está empezando. Para quien sepa leer entre líneas no le resultará extraño notar cómo el nombre de La Banda Bastön ascenderá por la montaña del mainstream, ni tampoco que el hip-hop mexicano empiece a llamar la atención de sectores que, en otro tiempo, lo ignoraron.

| RMM | JK | @Tha_Joqz |

Foto-por-simpson-ahuevo-yotepongomasaltiro.com-02 Foto-por-simpson-ahuevo-yotepongomasaltiro.com-04

Foto-por-simpson-ahuevo-yotepongomasaltiro.com-03

Foto-por-simpson-ahuevo-yotepongomasaltiro.com-01

Fotografía por Simpson Ahuevo / ©yotepongomasaltiro.com