Todos hemos sido embaucados

 

Riccione, Discoteque Peter Pan, 1993, Alex Majoli / Magnum

Riccione, Discoteque Peter Pan, 1993, Alex Majoli / Magnum

CARLOS A. RIVERA OLMOS |

 

La noche ha sido embaucada.

Se prometió alegría sólida, imbatible, respaldada por luces iridiscentes, sedantes etílicos y caricias sin dolor.

Todo fue una farsa: la arquitectura sugerente, los beats electrónicos, las sonrisas.

No bastó el esfuerzo del cadenero por mantener el statu quo, por separar los cuerpos disonantes de las presencias homogéneas producidas en serie.

El espejismo fue descubierto; cayó en mil pedazos y aun así sus siluetas eran inevitables. Conservaban su poder hipnótico.

Cualquier punto que se mirase era gobernado por el transcurrir uniforme de piernas desnudas, matizadas por vestidos cortos.

Las imágenes se repetían sin tregua como si habitaran una casa de espejos. Su paso estimulante, decisivo para subyugar, no era menos violento que la marcha estridente de huestes preparándose para abrir fuego.

Ante ese estupor, los instintos primigenios salían de su escondite. El apetito de la bestia despertaba, aniquilando cualquier cosa distinta al deseo.

En medio del humo falso, comienza el baile frenético entre depredadores—presas; entre presas—depredadores.

Ellas (nosotros), con sus tacones infinitos, ansían por una palabra, por manos audaces, por un poco de compañía.

Ellos (nosotros), con sus ojos convulsos, anhelan agónicos un movimiento obsceno, un cuerpo suave, el cobijo de un sexo húmedo.

La aproximación se da. Entre risas delirantes, whisky, loops perennes, bocas desconocidas encontrándose, lamiéndose mutuamente sus desdichas.

La soledad se vuelve absoluta.

El vacío avanza. Se alimenta de nuestros cuerpos tristes, errantes, abatidos por el desamparo.

Silencio a las orillas del ruido: todos hemos sido embaucados y no existe nada que mitigue nuestra desesperación. 

| RMM | CRO | @Lavidaescine |

_______________

Carlos Alberto Rivera Olmos (Distrito Federal, 1987)

Narrador en ciernes. Descubrió que no era bueno para vivir en este mundo mientras se comía un pozole frío. Desde entonces, mientras su vida se agota (sin condimentos ni fogones), intenta encontrar una historia que lo lleve a alguna parte; que lo lleve a cualquier sitio. No importa a donde.

Comments are closed.