Desde el 2012, el Centro Nacional de las Artes (antes CNA, hoy CENART) ha celebrado en sus instalaciones el festival Jazz-Mex. Se trata de un festival en el que exponentes del jazz mexicano ofrecen al público conciertos de primera calidad sin ningún costo. Aunque en un principio el evento no gozaba de la misma popularidad que el ya legendario Euro-Jazz, festejado en la misma institución, con el paso de los años el interés de la gente por las propuestas nacionales ha incrementado mucho.

Este crecimiento no se debe únicamente a una curiosidad nacional, sino también a la gran calidad de los músicos que han participado en el evento, pues a lo largo de su historia encontramos nombres destacadísimos como Héctor Infanzón, Alex Mercado, Dana Garay, La Big Band de México, Iraida Noriega, Cris Lobo, entre otros.

Otro punto a favor es que además de traer a las figuras clave de la escena, el CENART también procura dar una muestra de las propuestas nuevas del jazz mexicano, siempre y cuando tengan un nivel satisfactorio con respecto a los otros participantes. De esta forma, cada edición del festival muestra una amplia gama de estilos y subgéneros del jazz, sin que por ello la calidad del evento se vea afectada como sucede en casos similares.

El Jazz-Mex 2016 inició el 1 de octubre y concluirá el próximo sábado 15 del mismo mes. A diferencia de ediciones anteriores donde los conciertos se llevaban a cabo en el escenario conocido como “plaza de las artes”, esta vez se realizan en las áreas verdes.

Aunque sea después del niño ahogado, aquí hay una breve semblanza de los artistas que participaron este año:

El primero de octubre, Resijazz inauguró el festival. Se trata de un proyecto de la pianista mexicana Dulce Resillas que le apuesta a la composición original y a la interpretación de temas propios únicamente. Las composiciones de Resillas van desde el tradicional trío de jazz, hasta temas para Big Band pasando por quintetos y sextetos.

Ese mismo día, el grupo de jazz-fusión Jazzfalto hizo su aparición en el escenario. El trío conformado por Enrique Jiménez López al bajo, Alejandro Rosas Ugalde en la guitarra y Mario García Rosas en las percusiones se nutre de los temas más representativos del jazz, pero también explora las posibilidades de combinación con otros géneros como el rock, el funk y la música tradicional mexicana.

El domingo dos de octubre el escenario le perteneció a la cantante Nana Mendoza, cuya carrera inició en agrupaciones como la Big Band de México, Manzana de Jazz y la Big Band Jazz del Zinco.

El sábado 8 de octubre se presentó el baterista chiapaneco Gustavo Nandayapa. Nandayapa forma parte de uno de los proyectos musicales más originales en la escena del Jazz mexicano: Na’rimbo, grupo famoso por introducir la marimba en sus composiciones, y por hacer exitosas mezclas entre el jazz, la música regional mexicana, como el son jarocho, y los ritmos africanos. En esta ocasión, Gustavo Nandayapa comparte un proyecto personal con otra plantilla de músicos, pero la búsqueda de sonidos originales y la implementación de ritmos ajenos a los estándares del jazz también están presentes.

El mismo sábado hizo su aparición la banda de Emiliano Coronel, bajista y contrabajista de 24 años que ha participado con grandes de la escena como Alex Mercado o el baterista Pablo Prieto. Es considerado como un virtuoso del instrumento pues a su corta edad maneja una versatilidad y un matiz para la ejecución simplemente admirables. Además de haber participado en los festivales de jazz más importantes del país, también se ha desempeñado en la escena internacional en países como Rusia, Haití, Taiwán, España, Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá.

El domingo 9 de octubre se presentó el guitarrista Alberto Medina y su Organ Trio. El proyecto surgió durante la estancia de Medina en Nuevo Orleans, donde participó en diversos grupos orientados al formato Organ Trio. Junto con el baterista Gabriel Puente y el organista Roberto Verástegui, Alberto Medina trae este tipo de jazz a la ciudad de México donde hay una convivencia del jazz clásico y contemporáneo.

Ese mismo domingo hubo dos conciertos más: Los Vecinos Latin Jazz, una banda imbuida en los ritmos de las Antillas, la música afrocaribeña y otros ritmos latinoamericanos.

En el Auditorio Blas Galindo se presentó el Trío de Alberto Zuckermann, músico que desde los años 70 ha ofrecido recitales de jazz en las principales salas de concierto del país, como solista y con reconocidos músicos mexicanos como el contrabajista Agustín Bernal y el baterista Félix Agüero. Ha participado en escenarios internacionales como el festival de Primavera de Budapest, el Hot Club de Lisboa y el festival Días de Jazz en Croacia. En 1984 fue considerado en el álbum antológico europeo International Jazz Junction. En 1998 lanzó su álbum Solo Zuckermann y en 2001 Dúo-Trío, ambos bajo el sello discográfico Global Entertainment, con la participación del contrabajista húngaro de fama mundial Aladar Pege como invitado especial.

El festival cerrará su quinta edición el próximo sábado 15 de octubre con la participación del grupo de jazz-funk: Los bronces fundada por el trompetista Jerzain Vargas.

 

Imagen obtenida de: http://www.cenart.gob.mx/